jueves, 13 de mayo de 2021

Preguntando al doctor (Los videos de Jillian Keenan)

 






Hoy en esta serie de entradas dedicadas a los videos de Jillian Keenan en su canal de Youtube sobre spanking ( os recomiendo que os suscribáis aunque no sepáis inglés, Youtube tiene una aplicación de subtítulos traducido. Simplemente hay que ir a la rueda de ajustes, activar subtítulos y el idioma en que queréis que aparezcan) os comparto el último hasta la fecha de escribir esta entrada y uno de los más interesantes.

En el vídeo Jillian conversa y pregunta al doctor Moser, sobre algunas de las dudas más frecuentes con respecto a la seguridad en los juegos. El doctor Moser, a parte de médico es especialista en sexualidad humana y como veréis en el vídeo ha escrito diversos artículos y un libro sobre sexualidades alternativas.

Lo primero que quiero destacar es que según el doctor, la práctica del spanking no conlleva riesgos para la salud, incluso en sus formas más extremas siguiendo unas mínimas pautas y estando sano de hecho aporta mucha luz sobre algunos bulos que corren en redes, como la posibilidad de lesión renal por lesión de aplastamiento, cuyo riesgo es mínimo en la práctica, ya que este tipo de lesiones de estrés renal por lesión de aplastamiento se dan en lesiones mucho mas graves como accidentes de tráfico. Siguiendo con los riñones, explica muy bien la situación real de los riñones, justo en la parte inferior de la caja torácica, por lo tanto la posbilidad de golpear directamente el riñón en un juego de spanking es igual a cero. Eso si, tomando alguna precaución. En el video el doctor Moser habla de golpear la mitad inferior de las nalgas, cosa que comparto, pero creo que también es muy importante crear un código entre jugadores, de fácil identificar, que no sean palabras, por ejemplo levantar una mano, para indicar cualquier incomodidad y necesidad de detener el juego, que evite que la persona que está recibiendo se mueva, el peligro puede estar ahí, si alguien se mueve en el momento de armar un golpe.

Otra recomendación que comparto, es la de con cualquier persona nueva empezar de forma progresiva e ir descubriendo límites.

Las marcas también son tratadas en el vídeo, en sus distintas vertientes. Como dice el doctor un hematoma es el resultado de una rotura de vasos y un pequeño sangrado dentro de los tejidos, una recomendación es la de no jugar mientras hayan hematomas aún, ya que eso provocará una reacción defensiva del cuerpo creando un callo si insistimos sobre el hematoma y una reacción llamada hemosiderosis que decolora la piel, todos sabemos que un juego intenso, llega un punto que la piel se pone blanca cuando ya está muy roja después de cada azote, eso puede ser permanente si se insiste sobre hematomas, así que ya sabéis tras una sesión intensita, a esperar unos días y mimos y cuidados que también puede ser muy divertido. También nos advierte de algo que puede ser muy frustrante pero es así, con el tiempo y la práctica las marcas van a menos y lo compara con un deporte de impacto,  un deportista de élite se insensibiliza a determinados golpes localizados, pues como esto pasa exactamente igual. Y para terminar con los hematomas y marcas, nos dice que no hay remedio mágico para evitarlos, que llevan su proceso en cada persona.

Me ha hecho mucha gracia que también se haya tocado la posibilidad en el spanker de lesiones y haciendo un especial inciso en la mano. El Doctor Moser nos dice que el proceso es el mismo, lesión por aplastamiento y que la mano tiene un diseño complicado con multitud de huesos, articulaciones y estructuras nerviosas, aunque también acaba por decir que el riesgo es mínimo.

En otro bloque se toca el tema del "figging" o el jengibre, práctica que también considera segura, con alguna pequeña recomendación, pero como es algo que quiero tratar a fondo en una entrada de la serie "disciplina anal" ya allí entraré a fondo.

Y para terminar tocan dos temas especiales. El primero es el spanking durante el embarazo, que es un tema que es algo tabú y recomiendo que sigáis la indicaciones del video si hay alguien en esta tesitura. Y finalmente algo que parece ser muy común en la cultura anglo, ellos lo llama "mouthsoaping" que en español seria "lavar la boca con jabón". En este caso el doctor recomiendo usar jabon natural en pastilla, que no es tóxico  a diferencias de los jabones líquidos, que si suelen llevar una pequeña dosis de componentes tóxicos.

Pues nada os dejo con el vídeo que me ha perecido muy interesante.




martes, 11 de mayo de 2021

Mis posiciones favoritas

 



“La idea de estar en el regazo de alguien para recibir una zurra es abrumadora, y la sensación de que esa persona tiene el control total y la posesión me agita profundamente. El sentido de confianza y compromiso me penetra el alma y me hace sentir muy cercana y viva, Aunque la sensación pueda ser humillante, también me siento protegida”. Testimonio anónimo sin experiencia real. Tesis doctoral “Assume the position: exploring discipline relations” Melissa E. Travis.


Es curioso observar desde la experiencia como alguien sin experiencia describe con tanta aproximación unas sensaciones que está por descubrir. De hecho, esa descripción concuerda bastante con lo que me han contado personas con experiencia real. Fijémonos en las palabras, nos habla de: sensación abrumadora, excitación ante el control y sentimiento de posesión, confianza, compromiso, intimidad, vergüenza y protección. Vamos que es una escena que aun no habiéndola llevado a cabo nunca, si hay imaginado cientos de veces en su cabeza. Otra cosa llamativa de la descripción, es que no aparece en ella nada sexual, al menos directamente. ¿Curioso verdad?


Nos describe la parte de escena, que no necesita la sensación física para completarse, nos habla exclusivamente de sensaciones que si puede reproducir mentalmente y su mente si puede imaginarse ese momento y describirlo con una precisión sorprendente.


La posición para azotar, implica varias cosas o más bien es el inicio de ellas. Entrega, rendición, sumisión… Es el inicio de todo eso, el primer paso hacia ello, aunque la acción en concreto, yo la definiría como exponerse. Asumir la posición es exponerse y a la vez empezar a vencer la resistencia a ello, rota la resistencia entonces si conseguiremos, la entrega, la rendición y la sumisión. Como conseguirlo es el quid de la cuestión, rara vez en un juego le vas a decir a tu compañera de juegos: “ponte” y se va a poner sin más. Ya hablamos en su momento, que la obediencia no es el objetivo de este juego. Si pasa, que alguna vez pasa, va a ser por dos motivos o bien porque existe un deseo irresistible previo y claramente sexual o bien por que hay en esa persona una convicción de merecimiento del castigo. Es aquello del me lo he ganado, mejor no decir nada y acatar. En ambos casos se da una cualidad de la liberación y del dejarse llevar. Una en forma de redención, la otra de entrega. La acción de acatar es la antítesis de los derechos, pero también supone enfrentarse al negativo de cada persona. En ambos casos vencer esa resistencia supone reconocer el lado oscuro; o bien la sexualidad desbordante y no convencional o esa parte de nosotros mismos que odiamos o que nos ha fallado.


Pero estos casos no son ni mucho menos los más habituales, de cada 10 juegos en 9 habrá algún grado de resistencia que hay que vencer. ¿Cómo hacerlo?. Yo diría que hay dos sistemas, y que cada uno de ellos tiene su momento. Llegados a este punto es spanker o top tiene que ir ya un paso por delante, para saber leer según reacciones la forma de vencer esa resitencia.


La primera de ellas, es el uso de la fuerza bruta. Estamos hablando de un juego consensuado, en el cual cuando se accede se contempla esa posibilidad y no solo eso, por experiencia puedo hablar que en ocasiones se busca una demostración de fuerza y firmeza, que pueden ser ejecutada de muchas maneras y a gustos. Puede ser simplemente ir a buscar a esa persona y cogerla del brazo o la mano y “acompañarla” hasta la posición, o se puede hacer uso de medidas más contundentes (coger del pelo, de la oreja, dar una bofetada….) eso va a gustos y pactos, pero siempre hay un “toque” de lenguaje corporal claro, que implica dominación e imposibilidad de escapar.


El segundo sistema es a través de la “seducción” mental. Y como estamos hablando de un juego, en el cual las únicas normas a respetar, son aquellas que ambos han pactado, de hecho, cada nuevo juego supone una renovación del pacto y la aceptación de nuevas normas. Mientras no se salga de ahí todo vale. Desde usar el sentimiento de culpa, hasta llegar a ese momento habiendo creado un clima de excitación sexual muy potente. En todo ello juega un papel muy importante la anticipación y la incertidumbre, ambas cosas van juntas. A veces un simple mensaje a media tarde en plan: “luego tenemos que hablar” es suficiente para vencer la resistencia, ya que ese estimulo hará trabajar de tal modo a la otra mente, que cuando llegué el momento no oponga resistencia. El spanking no es coerción es seducción, una seducción en dos sentidos, desde los dos lados se usa la provocación y la manipulación, manipular no es malo, cuando esa manipulación redunda en un beneficio mutuo. Así que la manera más efectiva y divertida de hacer que alguien venza su resistencia y se exponga como primer paso a la entrega, la rendición y la sumisión es forzar siempre el dilema, hacer que se ruborice, que baje la mirada, que dude, que se quede sin palabras o sin respuestas, entonces probablemente se le escape una sonrisa y su ropa interior se manche de humedad: objetivo cumplido.


La posición elegida, para la aplicación del “castigo”, puede también provocar distintas sensaciones. Desde algo más juguetón a algo más serio, pero es importante para mí también jugar con la ambigüedad, que se puede anticipar pero que haya margen a crear una percepción equivocada. Aunque toda posición va a cumplir con una serie de requisitos comunes. Accesibilidad a la zona, lo que implica exposición absoluta de la misma, pasividad absoluta de quien asume la posición y autocontrol. Una vez en posición no debe moverse hasta que no se de permiso, un movimiento inesperado en el momento inadecuado puede provocar un accidente. Hay posiciones que permiten control físico por parte del spanker, otras no, por lo que en esas es donde es básico ese autocontrol. Yo no soy partidario de la inmovilización mecánica en los juegos de spanking, para perderían su encanto, aunque entiendo que haya a quien le pueden ayudar. Pero ¿Qué mayor sensación de descontrol, que poder irte y quedarte?


Después cada posición tiene sus particularidades y como veremos algunas se adaptan mejor a algunos instrumentos algo que debemos tener en cuenta si queremos utilizarlos. Otra cosa importante es el uso del pudor como un excitante en vez de un inhibidor. De ahí que para mí personalmente, me parezca mucho más excitante y perturbador, hacer uso de la desnudez parcial, desnudando solo lo imprescindible para el juego o recreándome en el ritual de ir levantado o bajando capas de ropa progresivamente, haciendo así uso del pudor como arma de rendición.


Al igual que con los instrumentos posiciones hay muchas, solo voy a analizar las más habituales, desde las tres vertientes física, psíquica y cultural.


Otk o sobre las rodillas: En las encuestas que hicimos en el blog en su momento, salió está de largo como la favorita tanto para spankers como para spankees, El motivo de esa preferencia, creo que se debe a que es la única que permite un contacto físico directo entre azotador y azotado. En ella el azotado se tumba boca abajo por encima de las rodillas del azotador. Con lo que el pubis del azotado contacta directamente con los muslos del azotador que permanece sentado. Eso hace que el culo quede justo en el centro del campo de visión del azotador, cuyas piernas obligan a arquear la columna, por lo tanto, a exponer en lo que se conoce como hiperlordosis las nalgas. La propia posición hace que el azotador pueda controlar las extremidades del azotado, las piernas usando su propia pierna, pasándola por encima de las del azotado o la mano libre para sujetar las manos o apretar la espalda. Aunque también puede usar la mano libre, para acariciar o dar la mano, por ejemplo. Es una posición cómoda para ambos, salvo el caso que se use una silla, entonces la posición para la parte spankee es bastante incomoda, ya que la cabeza queda en una posición muy baja, yo personalmente, aunque pueda resultar atractivo usar una silla, prefiero la comodidad de un sofá o una cama, que es mucho más cómodo. Es una posición que, debido a la cercanía, también deja muy “a mano” las zonas intimas del azotado (genitales y ano), lo cual puede ser muy interesante y da muchas posibilidades al juego. Es sin duda una posición muy infantilizante, lo cual también puede ser muy interesante y provocar muchas sensaciones secundarias, en el azotado.(vergüenza, pudor…). Es ideal para jugar con la mano o instrumentos cortos (cepillo, paletas pequeñas…) en cambio, no es adecuada para usar instrumentos largos, conviene tener en cuenta también que en esta posición el golpeo es en favor a gravedad, con lo cual tenemos ayuda pese a que el recorrido de brazo sea más corto. A modo personal y para terminar, os diré que yo la considero posición básica para un juego, el resto son complementarias, pero otk no puede faltar en un buen juego.


Tumbado boca abajo: Para esta posición nos valemos de la cama o el sofá, el azotado se tumba boca abajo y usamos algún tipo de cojín, almohada, toalla enrollada, para que exponga bien las nalgas, obligando así a queden levantadas. Es una posición cómoda para el azotado, el azotador permanece de pie. En esta no hay contacto físico directo y por la posición menos exposición de otras partes del cuerpo. Sin embargo, puede tener un especial trasfondo de castigo, por ejemplo haciendo que sea el azotado quien vaya a la habitación y espere allí preparado para el castigo o sea haciendo que se él o ella quien cree el escenario para su castigo. En cuanto a la asociación con instrumentos, es ideal para usar instrumentos de cuero largos (cinturón, tawse) el impacto es de arriba abajo, que con este tipo de instrumentos es más fácil de calcular la zona de impacto que trabajando de lado. Eso si tiene el hándicap de largo recorrido de impacto+gravedad, por eso descartaría para esta posición instrumentos pesados y densos como paletas de madera.


Apoyado sobre mesa, silla…: Tal vez sea la posición que más efecto “castigo” produce en la parte spankee. Se trata de quien va a ser azotado, use una silla, mesa, colchón, sofá, la pared... para apoyar las manos o el tronco de tal manera que las piernas y la espalda dibujen un ángulo de casi 90 grados. Lo que provoca una marcada exposición del culo, sensación de exposición que se puede aumentar haciendo que se separen las piernas. Mentalmente esta posición suele provocar sensación de castigo duro, incluso con un toque de distante y frio, la posición no es excesivamente cómoda y a diferencia de las analizadas hasta ahora tensa la piel y los glúteos. Eso la hace ideal para la vara, por ejemplo, ya que la tensión en el músculo, crea resistencia e impide que profundice tanto el golpe, que es más superficial, aunque también menos amortiguado, por lo que superficialmente es más doloroso. Si bien en esta posición se pueden usar casi todos los instrumentos, los más adecuados a parte de la vara, son los rígidos y pesados, ya que el movimiento del brazo es de lado, con lo que la gravedad no ayuda en el golpe, como las paletas grandes. Una muy similar a esta seria situar al azotado a cuatro patas, encima de la cama o sofá o de rodillas en el suelo doblando el cuerpo por encima de la cama o el sofá.


Usando el reposabrazos del sofá: En toda casa hay un sofá, en los hoteles también si mas no un sillón y este elemento del mobiliario parece diseñado especialmente para la práctica del spanking. En esta posición quien va a ser azotado, apoya el cuerpo en el sofá doblando justo la zona lumbar de la columna por encima del apoyabrazos del sillón o sofá, de tal modo que la parte de la cabeza y el tronco quedan en el sofá y los pies en el suelo formando un ángulo abierto, una especie de v ancha. Es una posición cómoda para la parte spankee, que incluso se puede hacer más cómoda con el uso de cojines, si la cabeza queda muy baja. Además por las medidas standard, el culo queda a una altura ideal y muy bien expuesto. Si en las dos primeras posiciones decíamos que los glúteos están relajados y en la última tenso, en esta quedan en una posición intermedia, ni relajados del todo, ni tensos del todo. Por lo que la hace una posición ideal para yo diría que todos los instrumentos, el golpeo tampoco es de arriba abajo, sino que hace un recorrido en diagonal y tiene una ventaja añadida, es ideal para tener sexo desde atrás después de la azotaina y por la comodidad de la posición permite juegos largos, sin cambiar de posición.


De pie y variantes: En esta posición se hace que el azotado se situé de pie en un determinado lugar y simplemente situé ambas manos en la nuca. Unas variantes de esta misma posición pueden ser de rodillas encima del sofá apoyando manos en el respaldo o de rodillas encima de la cama contra el cabezal. El efecto es prácticamente el mismo, y en estas posiciones también se pueden usar la práctica totalidad de instrumentos desde los más largos y pesados, hasta los más cortos. Pero hay que tener en cuenta que glúteos y piel estarán en una situación de poca tensión.


Hay muchas más posiciones, pero creo que analizando estas es más que suficiente. ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una posición? Pues básicamente lo que he ido explicando mientras describía las anteriores. La posición de tensión de piel y músculos, a menor tensión menos dolor, porque la energía se amortigua mejor, pero más posibilidades de marcas internas, a mayor tensión más doloroso la energía se concentra en la parte más superficial donde hay un mayor número de terminaciones nerviosas, efectos más espectaculares a primera vista, pero de recuperación más rápida. Tener en cuenta el efecto gravedad, cuando juegue a nuestro favor usar instrumentos más livianos y menos densos. Yo por ejemplo paletas grandes y varas solo las usaría en la posición donde el cuerpo queda doblado a 90 grados, por ejemplo apoyado en una mesa, que el golpe es siempre lateral. Y en el aspecto mental, usar la posición como parte del ritual de juego y aquellas sensaciones mentales que se quieran potenciar. Exposición, vergüenza, pudor, castigo, ansiedad, miedo…eso es algo que se descubre con el tiempo y paciencia. Y sobre todo al menos en mi caso, hacerle un hueco siempre salvo excepciones muy concretas a la posición otk.


sábado, 8 de mayo de 2021

La foto de K.

 



Llegué a casa pronto aquella tarde de trabajar, K no estaba, imaginé que habría salido a hacer deporte o al gimnasio. Así que me puse cómodo y me dio por abrir el portátil para pasar el rato, acabé en aquella página de spanking que frecuentábamos desde hacía algún tiempo, siempre había algún debate o historia interesante. Vi que alguien  había puesto un hilo, en el cual pedía fotos de usuarias en el rincón y entré a cotillear, cual fue mi sorpresa, al ver en una de las fotos a K totalmente desnuda, de espaldas eso si. La foto era preciosa, K tiene un cuerpo espectacular y un culo aun más, pero me incomodó que se expusiera tanto, internet tiene sus riesgos y aunque podía entender que se sintiera orgullosa y le gustara lucir esa genética espectacularmente bella, también por otra parte pensaba que igual era excesiva y que era algo que debía hablar con ella.

Poco rato después llegó y en efecto venía de hacer deporte, con los leggins de deporte, sudadera y zapatillas, me saludó, me dio un beso y me dijo que necesitaba una ducha. En ese momento aproveché descargué la foto y la puse de fondo de pantalla en mi teléfono móvil. Al poco rato K salió de la ducha, ya con el pijama y vino al salón, yo había dejado estratégicamente mi teléfono móvil en la mesa y al llegar se lo pedí, me lo fue a dar, pero le dije.

-Desbloquéalo, que quiero que veas una cosa.

Lo hizo y sonrió al ver la foto.

-Veo que te ha gustado

-Si, es preciosa

-Gracias

-De nada

-¿Y piensas llevar mi culo de fondo de pantalla, para que lo vea cualquiera?

-Bueno....supongo que no te importa ¿verdad?

-Pues un poco sí.

-Pues para importarte no has dudado ni un momento en colgarla en la red.

-Ya....pero es una página específica, no es lo mismo

-¿Ya conoces a todo el mundo que entra en esa página? 

-No, claro

-Entonces está al alcance de casi cualquiera

-¿Estás enfadado?

-No es la palabra exacta, me parece una irresponsabilidad por tu parte.

-Es mi cuerpo, puedo hacer lo que quiera con él.

-Es cierto, incluso lo entiendo, vamos entiendo que te guste lucirlo, sólo hay que ver la cantidad de likes que has conseguido en unas horas.

-¿Estás celoso?

-Tampoco

-¿Entonces?

-Pues simplemente creo que deberías protegerte un poco más.

-No se ve nada sólo un culo, una espalda y parte de las piernas.

-¿Has pensado que alguien podría reconocerte? 

-Bueno no voy enseñando el culo a cualquiera

-Vaya, pues hoy si

-No dramatices, que es sólo un juego.

-K....tu ves sólo eso, pero está el pelo, el peinado, incluso el fondo, aquí en casa podría reconocerlo alguien ¿sabes por ejemplo si algún compañero/a de trabajo frecuenta el grupo? ¿lo sabes a ciencia cierta? 

-Vamos, sería mucha casualidad.

-Ya, pero las casualidades existen, además en el momento que te expones así, no pidas que te valoren por otras cosas, la mayoría sólo verá un culo bonito ¿has pensado en eso?

Se quedó callada un momento y yo seguí.

-Esa misma foto, con unas braguitas bonitas, ya sería otra historia e incluso podría ser más erótica, insinúa, pero no enseña....

-Te repito es mi cuerpo

-Lo sé, pero creo que por experiencia debo decírtelo y no te pongas a la defensiva, creo que a veces eres demasiado impulsiva.

-Bueno no quiero discutir, me voy a cenar algo.

-¿Quien está discutiendo?

-Tú, además en plan paternal regañándome, no pienso aguantarlo.

-¿Cómo?

-Pues eso, que es mi cuerpo y me ha apetecido mostrarlo, no tengo porqué aguantar sermones puritanos.

-Señorita K...más te vale bajar el tono, no te estoy diciendo que tienes que hacer sólo advirtiendo de cosas que creo que no has valorado. Punto.

En ese momento salió del salón sin decir nada cerrando la puerta de un portazo. Algo que no soporto y que me pareció un comportamiento caprichoso e infantil intolerable.

Me levanté y la fui a buscar.

-Déjame estoy enfadada!!!!!

No le contesté, la cogí de la oreja como a una niña traviesa y la llevé a la habitación, allí la puse de cara a la esquina, los codos tocando la pared y las manos entrelazadas encima de la cabeza.

-Jovencita, si no eres capaz de actuar como una adulta, no me dejas más remedio que tratarte como a una niña caprichosa e impertinente. Así que piensa en un rato en todo, lo que hemos hablado y tu comportamiento hasta que te llame a mi despacho.

La palabra "despacho" seguro que le provocó muchas mariposas en el estómago. Mi despacho no era más que una habitación, que había habilitado como despacho. Un escritorio,  una librería y una silla de madera en una esquina. Pero lo realmente importante es que cuando la llamaba a mi despacho, es que el castigo iba a ser severo. Cerré la puerta de la habitación y me fui. Dejé pasar un cuarto de hora más o menos y entonces la llamé.

-K. ven a mi despacho.

Me senté tras el escritorio y apareció, ya su actitud era diferente, la mirada baja, y más calmada, se quedó de pie parada frente al escritorio.

-Señorita ¿has pensado en todo lo que ha sucedido hace un rato?

-Si

-¿Y que tienes que decirme?

-Que igual tienes razón y me he expuesto demasiado sin pensar en las consecuencias...

-Ahora mismo eso, es lo menos importante ¿No has pensado nada más?

-Que no debí comportarme así, que sólo querías darme un consejo por mi bien.

-Esta actitud me gusta mucho más, pero eso no va a librar a tu precioso culo, de  un merecido castigo, así que coloca la silla en el centro del despacho

-Si, señor.

Fue hasta al rincón, cogió la silla simple de madera, sin reposabrazos, sólo respaldo y asiento. Me levanté mientras ella esperaba su destino de pie frente a la silla, me senté en la silla, despacio me remangué las dos mangas del jersey. Al terminar la miré y llevé mis dedos a la goma del pantalón del pijama, lentamente lo bajé, hasta que sólo cayó en sus tobillos, debajo llevaba unas braguitas de algodón blancas con el borde de encaje azul celeste y con dibujos de corazones del mismo color. 

-La foto con estas braguitas hubiera quedado genial también.

Metí mis dedos en el elástico de las braguitas, suspiro cuando empezaron a descender frente a mi, la vergüenza es parte del castigo y un último regaño con las braguitas a medio muslo y con su intimidad expuesta, hizo que su rostro se enrojeciera del todo. Tras el regaño, la tomé de la mano suavemente la llevé a un lado de mis piernas e hice que se tumbara sobre ellas, nada más ponerse, puse mi mano derecha en su nalga desnuda y le dije.

-No quiero que en ningún momento los pies se levanten del suelo y mucho menos que intentes protegerte con las manos.

Levanté la mano y empecé a nalguearla, de forma progresiva, alternando nalga y nalga, poco a poco fui subiendo el ritmo, un poco más rápido e intenso. Su piel desnuda y desprotegida se fue volviendo rosada con mis palmadas, cuando ya estuvo todo su culo de un rosa uniforme, aumenté más el ritmo de la azotaina, ahora si serio. El sonido era abrumador, su precioso culo vibraba a cada palmada y se iba enrojeciendo, yo creo que los vecinos podían escuchar perfectamente el sonido rítmico de las nalgadas, lo que aumentaba su vergüenza seguro pensar que los vecinos podían escuchar su corrección como una niña.

Seguí hasta ponérselo bien rojo con mi mano, entonces paré, allí sobre mi regazo en la silla, la acaricié un instante, su piel estaba muy caliente y presentaba un color rojo uniforme precioso. Tras un rato de caricias le dije.

-K. Levántate.

Lo hizo.

-Ahora jovencita, quiero que te inclines sobre el escritorio, con las manos agarradas al otro extremo y todo el cuerpo apoyado en el.

Suspiró, pero una mirada bastó, para que me hiciera caso. Esperé pacientemente que se colocara en la posición exacta, su precioso y enrojecido culo quedaba en esa posición muy expuesto. Entonces me desabroché el cinturón, me lo saqué del pantalón, era un cinturón de cuero negro, no muy pesado, ni muy ancho, lo doblé por la  mitad, lo medí en su culo, por si debía acortarlo, las nalgadas con el cinturón deben golpear las nalgas,  pero nunca rodearlas y golpear la cadera. K. cerró los ojos y se agarró con fuerza al otro extremo del escritorio.

-Serán 25 golpes de cinturón, quiero que los cuentes y repitas la frase "En el futuro intentaré ser menos impulsiva, gracias" ¿está claro?

-Si.

Entonces fui y puse música un poco alta, para disimular el sonido de los 25 azotes con el cuero sobre su piel. Volví detrás de ella apunté bien y solté el primero de los 25.....esperé

-Uno..."en el futuro intentaré ser menos impulsiva, gracias"

Después de escuchar la frase esperé unos diez segundos y segundo golpe, número, frase....otro diez segundos y así continué el castigo, a los diez hice una pausa más larga, ya se podía ver en su piel los efectos del cuero del cinturón, hoy dormiría boca abajo seguro y aún le quedaban 15 más. Pero cuando anuncio un castigo no hay marcha atrás, se cumple y punto. Los azotes fueron cayendo, dejando más tiempo a recuperar conforme avanzaba la cuenta, pero no se libro de recibir los 25. Al terminar me puse de nuevo el cinturón mientras ella recuperaba el aliento, tenía el culo bien marcado a franjas de cinturón, así que durante un par de días al sentarse se acordaría de su comportamiento. Entonces la ayude a levantarse, le di un abrazo mientras le frotaba el culo con las dos manos, hasta que le dije.

-K. siento haber tenido que ser tan duro, pero no me has dejado otra opción, y aun tenemos un asunto pendiente, pero antes te voy a dejar a solas para que ordenes tus ideas, ponte de rodillas mirando a la pared.

Lo hizo, le dije que pusiera los brazos en cruz con las palmas de la mano mirando hacia arriba. Cuando lo hizo fui a la librería y cogí dos libros: Elogio a la azotaina y el verano de las jovencitas ambos de Jacques Serguine. Le puse un libro en cada mano y le dije que aguantara la posición hasta que la llamara.

No la hice esperar mucho, es una posición incómoda y más con el culo bien cocinado por mi mano y mi cinturón. Fui a buscarla, le quité los libros los guardé, la tomé de la mano para ayudarla a levantarse, recorrimos unos metros por la casa, con su pantalón y sus braguitas en los tobillos, hasta el lugar exacto dónde se había sacado la foto. Allí la hice posar, como había posado el día anterior, sólo que ahora su precioso culo presentaba otro aspecto, el de acabar de recibir una severa azotaina. Le saqué varias fotos y entonces le dije.

-Ahora señorita, ya que eres tan descarada, vas a elegir una de las fotos que te acabo de sacar y la vas a colgar en la página, para que todo el mundo vea que has sido castigada ¿de acuerdo?

-Si -me contestó ruborizada-

Fuimos al salón la hice sentar con el culo desnudo en una fría y dura silla, le di el portátil y el teléfono móvil y colgó la foto.

-Ya está.

Abrí la página y vi la foto con un pequeño texto explicativo del castigo.

-Ahora si, la deuda está pagada y creo que a ese culo tan bonito, le irá bien un poco de refresco, ve a la habitación y espérame.

Mientras ella iba a la habitación, fui a buscar la loción hidratante, al entrar estaba tumbada boca abajo en la cama, estuve un largo rato dándole un suave masaje en las nalgas con la loción, y no pude evitar comprobar su entre sus piernas había humedad y la había y mucha, pero parte del castigo era que hasta que no desaparecieran las marcas no había placer.

Fin.

P.S: La foto que ilustra el texto es cortesía de K.


jueves, 6 de mayo de 2021

Juegos de manos (incluye video)

 






No soy muy de vídeos, ya he dicho muchas veces que me parecen en su mayoría sobreactuados, irreales y profesionales, lo cual les quita encanto, además de que el 99% sólo enseñan  una parte muy determinada del juego y te pierdes el resto del proceso de un juego.

Pero hoy voy a hablar de vídeos y sobre todo de una cosa que me llama mucho la atención de la mayoría de vídeos: que mal se azota con la mano en los vídeos.

La mano es para mi el instrumento fundamental del spanking, de hecho salvo excepciones muy contadas y raras no concibo un juego sin al menos una parte del mismo a mano. La mano es algo que no está escondido en un armario, que no tienes que ir a buscar expresamente, es algo que está siempre ahí y que se puede usar en cualquier momento. Va condicionada al contacto directo, piel con piel y no hay mejor información que esa, eso no quiere decir que no me gusten los instrumentos, me gustan y creo que sirven un mucho para dar una paleta de sensaciones diferentes en lo físico y tienen su capacidad de generar cantidad de sensaciones mentales, sólo con nombrarlos. Pero para mi son un añadido, un extra, una herramienta más dentro de un conjunto, la mano no, la mano es el spanking, incluso creo que se puede tener un juego satisfactorio totalmente usando sólo la mano, su sonido es espectacular, el color de una piel azotada a mano es el más bonito sin duda.

Una de las cosas que más me mosquean, es que mucha gente tiene la creencia que la mano, tiene utilidad sólo como calentamiento, cuanto se equivocan, puede ser muy efectiva y sin duda las azotainas más largas e intensas van a ser a mano, así que voy a explicar unas cosas, que pueden confundir a quien se guie demasiado por los vídeos.

-Las dos manos juegan: Si bien una es la que da los azotes, los diestros como yo será la derecha, la otra mano también juega y puede servir de mucho, desde usarla para conseguir una buena sujeción hasta simplemente conseguir información, cogiendo la mano de la spankee.

-Con la mano siempre OTK: Esta es una opinión muy subjetiva y entiendo que haya quien también la use en otras posiciones, para mi la mano y OTK son un binomio inseparable, en otras posiciones creo que te obliga a hacer gestos extraños y el golpeo nunca es tan limpio y preciso como OTK.

-La mano no es una pala: Me pone bastante nervioso ver vídeos en los cuales la mano está totalmente rígida y más bien parece una paleta de carne y huesos que una mano, una de las ventajas de la mano es precisamente esa, no es rígida permite un golpe envolvemente y no sólo la palma importan los dedos también. De hecho si tuviera que comparar la mano con un instrumento sería con una gran y pesada fusta, el brazo es el mango y la mano la  lengua de la fusta, el mango da la inercia, pero es la mano flexible la que la transmite a la piel.

-La mano debe ser confusa: Esta es otra ventaja con respecto a los instrumentos, la misma mano implacable que castiga, escuece y caliente, calma, acaricia, reconforta y da placer, esa versatilidad es muy importante, de ahí que yo al menos recomiendo ese doble uso en cualquier juego con la mano.

Y para terminar, algo que es fruto de la experiencia y que aunque no es dogma de fé si puede ser muy útil para un buen juego a mano y es seguir un ritmo. Un inicio suave e in crescendo, un inicio en exceso contundente puede provocar una reacción defensiva inconsciente como contraer los glúteos y creo que eso le resta duración al juego. Llegado un punto, cuando notemos que la piel empieza a coger color y hay relajación absoluta sostener un ritmo constante y metódico, alternando mejillas a una misma velocidad, muchas veces este ritmo es soportable mucho rato y embriagador para ambos y cuando creamos que es suficiente, lo mejor es hacer un pequeño descenso, con una o varias pausas, dónde introducir otros estímulos como caricias, frotar o incluso estimular zonas erógenas directamente y cuando parece que todo ha terminado, culminar con una última tanda ascendente final, en ese momento ya estara la piel enrojecida y el cuerpo "borracho" de endorfinas, así que una última tanda más corta, intensa e imprevisible, no mecánica alternando cachete y cachete, más bien golpeando varias veces el mismo antes de cambiar y aumentando velocidad y fuerza hasta terminar, creo que es la forma ideal de poner punto y final a un buen juego a mano o pasar a cosas mayores si es menester.

Os acompaño el texto de un vídeo, uno de los pocos donde si veo una buena azotaina a mano.



martes, 4 de mayo de 2021

La soledad del spanker.

 





Me vais a permitir que en esta entrada revindique un poco la figura del spanker. Y es que vivimos en una sociedad que siempre se pone del lado de la "víctima" y a la vista del resto del mundo, en los juegos quien sufre es la spankee y se puede caer en el error de pensar que el spanker es una especie de sádico carente de empatía y sentimiento.

Para empezar ser o no ser, no es una elección, la elección es decidir ejercer o no. No es algo que se manifieste como una pulsión repentina, que te lleve a tener unos deseos incontrolables, de liderar, imponer, controlar. Empieza como una atracción muy perturbadora y que no pocas veces conduce a la represión, la vergüenza y la maldita pregunta ¿como puede gustarme esto y de esta manera?. Así que ser o no ser, no es algo que se elija, viene dado, se elije ejercer o no y en la mayoría de casos esa elección va asociada a un trabajo de introspección personal y una evolución.

Ser spanker no es dar azotes, eso lo sabe hacer cualquiera, es muchas más cosas. Para empezar a diferencia de la spankee, que puede dejarse ir totalmente, ceder el control y tener la seguridad que no va a ser dañada, en ese estadio de vulnerabilidad. Un spanker, no puede nunca dejarse ir, tiene que estar con los cinco sentidos y si puede ser también con la intuición a tope de alerta para que un juego salga bien. Por lo tanto para mi hay un punto de  masoquismo importante en el spanker, que no es visible, es un masoquismo emocional y uno de los más duros, el de la contención. Un spanker debe controlarse primero a sí mismo si aspira a tener el control y la autoridad, no concibo  un spanker que con una paleta o un cinturón en la mano pierda el control de si mismo, o lo que es lo mismo debe controlar su propia excitación en beneficio del juego. 

Muchas veces he escrito sobre la falsa creencia activo/pasivo en función al rol de juegos. Puede parecer que la spankee asume siempre un rol pasivo, falsa creencia esta. Su rol es activo, de hecho muy activo, menos en el momento que cede el control, ahí se vuelve pasivo, pero para que eso suceda necesita sentirse segura, sentir seguridad ante quien va a ceder el control y es ahí dónde entra el auto control del spanker, como una garantía de tener el control sobre la spankee.

A veces incluso en la misma persona, las necesidades son diferentes y viene de minutos decidir muchas veces con simples pistas subliminales, que tipo de juego se demanda, que necesidades hay necesidad de cubrir, incluso a veces rectificando sobre la marcha durante el propio transcurso del juego.

Y en ese momento, en el momento que tienes a alguien entregada y dispuesta a ponerse en tus manos, estas sólo, tú contigo mismo en busca de dar y no estoy hablando de dar azotes (que también) estoy hablando de que cuando acabe todo, tendrás el premio de esa mirada a mitad de camino entre un trance y un  orgasmo.

Somos personas, también tenemos malos días y nos equivocamos, miedo me daría alguien a quien le gustara esto y no sintiera por un momento ese peso y esa soledad, algo no funciona bien en su cabeza, seguro.

Es curioso pero creo que el concepto spanker se conserva algo de aquello tan pasado de moda llamado caballerosidad, que incluye respeto, honor, adoración y complacer aún a costa de cierto sacrificio, hacía el regalo que te ofrece la spankee. Yo creo que unas de  las cualidades que debe tener un spanker, es transmitir que por duro que sea el castigo en el siempre hay un componente protector y nada egoísta. Honesto y cálido y que sepa lidiar con la sensaciones contradictorias de un juego, tensar y aflojar, sensación de peligro sin miedo, anticipar para generar incertidumbre y a la vez seguridad que no se van traspasar los límites, empujar al borde sin cruzar la línea y algo a veces muy complicado, saber gestionar la excitación, la propia y la de la otra persona.

"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>