domingo, 19 de marzo de 2017

La bañera (Relato).



Como he contado muchas veces, creo que uno de los grandes alicientes de estos juegos, es su sencillez. Tal vez pueda parecer que sencillo no case con atractivo o estimulante, pero sencillo no significa poco elaborado, sino más bien de elaboración fácil. Un juego puede surgir en cualquier momento sin planificación previa y además aprovechando lo que uno tiene alrededor, el entorno. Uno no suele ir todo el día con el kit del spanker encima afortunadamente. Lo único que se requiere es ese arte de la improvisación y alguien que te siga claro.

 Os voy a contar una historia de esas, en la que algo no previsto surge y mejor aún fluye por caminos inexplorados sin perder la esencia original. Llevábamos unas semanas de mucha carga y nos estaba pasando factura a ambos. La cosa surgió espontánea, un simple comentario de ella cenando el Jueves:

 -Porque no nos vamos por ahí el fin de semana y desconectamos.

 Después de la cena, estábamos los dos sentados en el sofá barajando posibles opciones en el portátil. A los dos nos apetecía tranquilidad y naturaleza, así que debía ser un sitio tranquilo. No demasiado lejos, para no perder mucho el tiempo metidos en carretera, pero si lo suficientemente lejos, para crearnos esa sensación de desconexión y fuga. Y luego el siempre importante tema de la economía, vamos que debía ser asequible, que no nos supusiera ir cojos el resto del mes. Tras ver varias opciones nos decantamos por una especie de apartamento rural encantador. Tenía dos plantas, la primera era tipo comedor cocina, con chimenea de leña y subiendo las escaleras la habitación abuhardillada, estaba disponible a buen precio y a lo sumo habían dos horas de trayecto., reservamos sin pensarlo más y nos fuimos a la cama con otra cara, aún nos quedaba el viernes.

 El mismo viernes sobre la marcha planificamos, como ella salía de trabajar antes que yo, ella se encargó de las maletas, así que al llegar yo, ya era cargar en el coche y salir. Se me hizo el día larguísimo, no veía la hora de terminar. Y cuando por fin llegó me fui volando a recogerla y salir. Antes de ir a casa le puse un mensaje, por lo que al llegar ella ya me esperaba abajo, cargamos el coche y nos fuimos. De camino paramos a comprar el kit básico de supervivencia para la primera noche y la mañana. Unas pizzas precocinadas para cenar, desayuno para el día siguiente, café, cervecitas, agua....

Sobre las 9 de la noche recogíamos las llaves en el pueblecito y abrimos la puerta de nuestro hogar de fin de semana, lo primero que hice nada mas entrar, fue ponerme a encender el fuego de la chimenea y mientras ella guardaba las cosas. Cuando por fin logré encender la chimenea ella bajaba las escaleras de la habitación.

 -Mmm fuego que bien...
 -Por cierto la habitación es un pasada...
 -Voy a verla
 -Vale, voy preparando las pizzas pues, que te tengo hambre.
 -Perfecto

 Subí a ver la habitación, en efecto era encantadora, el techo con vigas de madera descendente, una gran ventana en forma de medio circulo, en el poyete de la cual habían dispuesto 5 cojines con tapizado de cebra, y ya la visión de los cojines me provocó una sonrisa involuntaria. Pero lo que mas me llamó la atención fue la bañera. Era una bañera de fundición antigua, con las patas a la vista, con la grifería también antigua, pero lo mas curioso era su ubicación. Estaba en una esquina de la habitación a un lado de la ventana totalmente a la vista. Si bien es cierto que había un baño con ducha cerrado, era curiosa disposición de la bañera. Me puse cómodo y bajé al salón cocina, la chimenea ardía con ganas y ella acababa de poner las pizzas en el horno. Cogí dos cervezas y nos sentamos en el sofá.

 -Que te parece la habitación.
 -Muy bonita.
 -Verdad que si? has visto la bañera?
 -Como para no verla
 -A que es una pasada?
 -Pues si...
 -Yo tengo probarla
 -Pero si tu no eres de bañera
 -Ya pero esta si..
 -Bueno a eso hemos venido no?

 Cuando estuvieron las pizzas cenamos tranquilamente y estuvimos un rato en el sofá hipnotizados con la chimenea, pero pronto decidimos que mejor estaríamos en la cama. Aunque lo cierto es que no duramos ni dos asaltos, los dos cansados de la semana, nos quedamos fritos enseguida. Estaba claro que necesitabamos dormir, la hora de despertarnos el sábado lo confirmaba, ya que cuando abrí el primer ojo el reloj marcaba más de las 10. Aun así remoloneamos un rato en la cama y aunque la tentación era importante, también era cierto que habíamos venido para aprovechar el día, que la noche descansados es muy larga. Así que frescos y descansados nos pusimos en marcha. Yo me di una ducha, mientras ella bajó a preparar el desayuna. Nos sentamos a desayunar con calma y decidimos y dar una vuelta por pueblo y buscar algún sitio para comprar alguna provisión más.

 Enseguida encontramos una tiendecita compramos algo, que fuimos a dejar a la casa, que estaba cerca, para no ir cargados y seguimos la ruta para terminar sentados en la terraza de un bar, en la plaza del pueblo tomando algo, tan a gusto que decidimos quedarnos a comer allí mismo. Comida contundente todo sea dicho. Al terminar decidimos que antes de volver al apartamento lo mejor sería dar un paseo para bajar la comida y como los dos llevábamos ropa de monte, decidimos ir a dar un paseo por el bosque, siguiendo uno de los senderos marcados. El lugar era precioso bosque, paz, naturaleza y aire puro. Disfrutando de todo eso, no nos dimos cuenta que el dia soleado se había vuelto gris hasta que empezó a chispear y decidimos volver. Lo cierto es que a lo tonto nos habíamos alejado bastante y la lluvia iba en aumento y empezó a calarnos, pese a que íbamos bien equipados. Cuando volvimos a encontrar el pueblo, estábamos ya calados y empezábamos a tener frío. Nada más llegar, lo primero que hicimos fue quitarnos las chaquetas mojadas y encender la chimenea, para casi meternos dentro, en busca del reconfortante calorcito. Lo siguiente fue quitarnos las botas y los calcetines, en cuanto cogí un poco de calor puse una cafetera, algo caliente también nos vendría bien.

 Y allí sentados cerca del fuego nos tomamos un café partiéndonos de risa de la aventura pasada por agua. Entonces me miró con cara de traviesa y me dijo:

 -¿Sabes? estoy pensando una cosa muy divertida...
 -Miedo me das....
 -Pero necesito que hagas una cosa.
 -Que cosa?
 -Que no hagas preguntas y que subas a la habitación cuando te avise...
 -Y no puedes avanzar algo?
 -No....
 -Venga vale...

 Se levantó con la misma sonrisa, subió las escaleras hacía la habitación, yo me serví otro café y me encendí un cigarrito al lado de la lumbre, absorto con el fuego y placentero calorcito no analicé ninguno de los sonidos que llegaban del piso superior, hasta que su voz me invitaba a subir, momento en que pensé que habría tramado. Al llegar a la planta superior un bocanada de vapor me golpeó la cara...la habitación estaba llena de vapor, la cristalera entelada y el vapor manaba de la antigua bañera. Ella estaba pie al lado de la bañera cubierta con un toalla, que le tapaba desde el pecho hasta por encima de las rodillas, me miró y me dijo

 -Apaga la luz principal por favor.

 La apagué, dejando solo encendidas las lamparas de las mesitas y dos velas que había en las esquinas de la bañera. Me la quedé mirando expectante y con la misma sonrisa de traviesa tocó con la mano el agua.


 -Mmmmm buenísima me vas a ayudar?
 -Tu que crees?

 Lo siguiente que hizo fue desanudar la toalla y dejarla caer hasta los pies, totalmente desnuda, subió una de sus piernas por el borde de la bañera, después la otra y despacio sumergió todo el cuerpo dentro del agua humeante. Yo fascinado con la escena sin reaccionar, hasta que me dijo.

 -Ven acércate.

 Me acerqué cogiendo la única silla que había en la habitación me senté a su lado en la bañera, toqué el agua estaba muy caliente y me dijo.

 -Sabes que me gustaría?
 -Dime
 -Que me bañaras tu, que me enjabones despacio, que me laves el pelo y que después me seques
 -Sus deseos son órdenes señorita.

 Entonces sumegió la cabeza debajo del agua y volvió a emerger con el pelo mojado, de vez en cuando una racha de viento hacia golpear las gotas de agua contra la cristalera entelada del vapor. Yo iba empanado la esponja en agua caliente, para dejarla caer sobre los hombros a la intemperie. Entonces me explico todo el proceso de lavarle el pelo, me sitúe en la posición ideal y empece a enjabonarle el pelo despacio, como si fuera un masaje, solo con eso ya me excité , para aclararse, en vez de usar la ducha, cogí una jarra de lata que había al lado de la bañera, al estilo antiguo, una vez aclarado suavizante y vuelta aclarar. Terminado el ritual del pelo, empecé con el cuerpo, las manos, los brazos, los hombros, entonces cambie mi posición me puse en el otro extremo de la bañera y continué por los pies, también despacio masajeando a la vez que enjabonaba, la miré y le dije.

 -Tendrias que levantarte un momento.

 Se levantó, desnuda, mojada, con la piel enrojecida del agua caliente, eche un chorro de gel en la esponja y empecé a pasárselo despacio por debajo de los hombros, el pecho, rozando los pezones con la esponja, seguí por el vientre, hasta el pubis, sin llegar mas allá pasé a los muslos, las rodillas.

 -Date la vuelta por favor.


 Empecé de nuevo el ritual por la espalda, despacio, toda la espalda, las nalgas, las parte posterior de los muslos...le pedí que se diera de nuevo la vuelta, dejé la esponja en el agua y cogí el gel íntimo, puse un chorrito en mi mano derecha, con la izquierda la sujeté de la cintura y enjaboné su sexo usando mis dedos, despacio y suave muy suave, enjabonando también el perineo y entre sus nalgas, para volver a su sexo, aunque esta vez con intenciones más perversas....pero su mano sujetó mi muñeca retirándola...

 -Mmmmm ahora no es momento, no crees, toda limpita...- y se volvió a tumbar en la bañera....
- que gozada, ¿porque no te das un ducha mientras yo termino de enfriarse el agua? y luego me secas -No es mala idea....

 Me fui al baño de la habitación donde estaba la ducha, la verdad es que aquel juguecito que tenía a mil y no sabía como reconducirlo. Me di una ducha rápida y al salir mientras aun me estaba terminando de secar el pelo con la toalla, me quedé quieto de golpe al ver algo sospechoso, sus dos rodillas sobresalían del borde de la bañera, su brazo izquierdo colgaba también, en cambio el derecho cruzaba por delante de su pecho hundido en el agua, ella tenía la cabeza hacia atrás, los ojos cerrados respiraba agitada y se movía rítmicamente....estaba muy claro se estaba masturbando...me senté en la cama no se si se percató de mi presencia, probablemente si, pero había llegado al punto de no retorno y al poco explotó en gemidos....cuando abrió los ojos se giró y me miró...

 -Divertido no?
 -Pufffff no sabes cuanto.
 -Lo puedo imaginar
 -Jajajajaaj lo dudo
 -El agua debe estar enfriándose
 -Un poco
 -Habrá que secarse..

 Cogí la toalla con la que me secaba el pelo y la puse a los pies de la bañera, se levantó le di la mano y la ayude a salir de pie ya fuera, cogí una de las toallas de cuerpo entero y empecé a secarla, despacio también recreándome secando bien cada pliegue de su cuerpo, cada rincón desde los hombros hasta los pies, por delante y por detrás, como en el enjabonado dejé para el final su parte más intima, con una toalla pequeña y con cuidado empecé a secar, pero claro, sensibilizada al máximo por el jueguecito, era tocarla y dar un respingo, entonces deje, la toalla y pasé un dedo entre sus labios...

 -Esto creo que va a ser difícil de secar señorita....además, creo que no te has portado muy bien mientras me duchaba, ¿no habiamos quedado que ahora no tocaba, que limpita y fresquita? Justo terminé la pregunta, cuando un dedo entraba hasta el fondo de su sexo....mientras con el pulgar le frotaba el clítoris....
  -Creo que voy a tener que tomar medidas drásticas...
 -Jooo es que estaba tan a gusto....que una cosa lleva a la otra....

 Mientras seguía jugando con mis dedos en su sexo, le di un azote con la mano izquierda... -Me tomas el pelo?

 -Yo?? eso nunca...
 -Bueno por si acaso, te voy a enseñar una lección, sobre la gestión del placer.

 Quité mis manos de su sexo, y mi mirada se fue irremediablemente a los 5 cojines que había en la repisa del ventanal. Cogí dos y los puse a los pies de la cama, la miré y le di un par de azotes en el sexo.....

 -Túmbate sobre los cojines...

 Dudó, pero una ayudita en forma de tirón de los brazos y terminó tumbada boca abajo a los pies de la cama encima de los cojines, me senté a su lado, empecé a pasarle los dedos por las nalgas, embriagándome de ese olor a recién duchada, la piel suave, alternaba las caricias por todas las nalgas y los muslos con algún azote seco, de esos que en el instante dejan grabados los cuatro dedos en la piel, calentando un poco la zona, aunque mi idea era usar algo mas contundente, y solo tenía una opción, mi cinturón, es lo único que habíamos llevado para ese uso. Tras un rato de caricias y algun azote de calentamiento, me levanté y me fui a buscar el cinturón, antes de nada más encendí la luz principal de la habitación el vapor ya había bajado y se podía ver el brillo de las gotas de agua en la cristalera, dejé el cinturón doblado encima de su culo desnudo, hice que echara el cuerpo algo más hacia delante, para que así las piernas le quedasen rectas, con los pies tocando el suelo, cogí el cinturón con la mano izquierda y con la derecha le di una tanda rápida de azotes con la mano, unos 20 seguidos como último calentamiento, al terminar me cambié el cinturón de mano y le dije.

 -Eso del placer egoísta esta muy mal señorita.

 Entonces empecé a descargar el cinturón contra su culo, cinco azotes seguidos cruzando sus nalgas, al terminar de descargar los cinco alguna tímida queja, lentamente me cambie al otro lado y otros cinco más desde el lado derecho, al terminar toque muy suavemente las primeras marcas de los azotes, esas marcas tan características del cinturón en forma de franjas rectangulares perfiladas perfectamente, y vuelta al lado izquierdo, tres veces de cada lado, 15 azotes desde la izquierda y 15 más desde la derecha, para sumar 30 azotes. Suficiente pensé y dejando el cinturón a un lado de la cama, volví a reseguir con las yemas de los dedos todo el dibujo abstracto en forma de tiras enrojecidas que había dejado el cinturón en su piel, rozando la cara interna de los muslos y la frontera entre muslos y nalgas me colé entre sus piernas, comprobando....

 -Me parece que vamos a tener que repetir baño....

 Su sexo estaba empapado....era un tentación seguir jugando con el, hacerla correrse mil veces, pero su decisión unilateral tenía consecuencias, y mi excitación con todo el jueguecito del baño necesitaba alivio. La ayude a levantarse y lo vi claro, cogí los cojines otra vez, puse dos en su sitio y uno en el suelo. -De rodillas mirando a la ventana Se arrodilló encima del cojín dándome la espalda...entonces hice que se inclinara apoyando los codos en los otros cojines del poyete de la ventana, me desnude mirando su culo expuesto, marcado y ofrecido para mi, yo cogí el único cojín libre, lo puse entre sus piernas y desnudo me arrodille detrás de ella entre sus piernas, con mi polla buscando su sexo, hasta que lo encontró y lo invadió hasta el fondo, ella gimió, lentamente empecé a moverme, puse mi mano izquierda en la parte baja de su espalda, los cuatro dedos mirando hacia arriba y el pulgar masajeando su culo a la vez que apretaba con la intención de entrar, yo empecé a moverme más rápido entrando y saliendo, con fuerza chocando contra su culo, ella solo jadeaba a la vez que movía sus caderas a mi compás, el pulgar de mi mano izquierda ya estaba dentro de su culo y mis ganas desbocadas, hasta dejarme ir y correrme, sin sacarla, dejándola dentro mientras respiraba hondo para coger aire...y notaba las contracciones de su orgasmo presionando mi polla....la cristalera volvía a estar empañada, pero esta vez de los vapores de nuestra respiración, mientras fuera seguía lloviendo.

 Continuará....

2 comentarios:

  1. Gracias por no rendirte y seguir con el blog a pesar de lo ocurrido.

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ana...a ver si podemos recuperar todos los archivos.

    ResponderEliminar

"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>