lunes, 18 de marzo de 2019

Un detalle y cambia el juego.




Hace un par de semanas, tuve un muy interesante debate con alguien sobre un tema tan banal como dos videos de spanking.

Os pongo en antecedentes, esa persona me pidió que le recomendara un par de videos, que me dijeran algo. Lo cierto es que es tarea complicada, videos de spanking hay miles, pero encontrar alguno, que escape de lo que es pornografía para transmitir erotismo cuesta. Al final seleccioné dos, que en principio me parecían muy similares y que si me transmitían una gran carga de erotismo.

Una vez los visionó esa persona, entramos en el debate. En un primera visualización ambos parecían muy similares. Una sesión de spanking, en la cual se transmitía mucha complicidad, conocimiento y erotismo. Pero tras una segunda visualización empezamos a ver algunas diferencias, en pequeños detalles que dieron con una conclusión final de encontrarnos ante dos juegos que apariencia parecían iguales, los cuales resultaban ser totalmente distintos. Así que si os parece os voy a describir esos detalles, que nos pusieron la mosca tras la oreja.

El inicio de ambos videos ya contiene un detalle que empieza a marcar una diferencia. En el que llamaremos video numero 1. La chica spankee, aparece vestida, con una especie de camisón de lencería y la primera escena es la de chica desnundándose del todo, para empezar el juego. En el video numero 2 la spankee, aparece vestida con algo que simula un uniforme, una faldita de cuadros y una camiseta blanca de tirantes. No es un uniforme pero tiene una clara reminiscencia a uno. Es un primer detalle, pero ya indica algo, ya da un pista de un enfoque distinto. Haciendo memoria, podría contar con los dedos de una mano, las veces que he tenido un juego estando totalmente desnuda ella, y cuando ha pasado ha sido siempre porque previamente ya lo estaba. Yo creo que en eso coincidimos la inmensa mayoría independientemente del rol, en que ese ritual de levantar/bajar la ropa, es una de las partes de mayor carga erótica del juego.

El siguiente paso en ambos videos, es un warm-up (calentamiento), pero aquí también hay diferencias. En el primero la chica esta ya totalmente desnuda y es un calentamiento digamos que con alta carga sexual, azotes y estimulación directa de genitales. En el segundo video la chica se coloca en las rodillas del spanker vestida, el spanker le levanta la faldita y deja al descubierto su ropa interior, unas braguitas blancas con corazones muy infantiles y que no parecen casar con la estética de la chica (por peinado, tatuajes....). Osea que el segundo parece ser que existe un juego previo, un código de vestuario para jugar, una preparación del juego. El warm-up es progresivo con la ropa interior puesta y no hay en ese primer instante ningún tipo de estimulación sexual directa. A partir de ahí se acentúan las diferencias, en el video numero 1. El spanker transmite una serie de "ordenes tajantes": "Quiero el culo mirando al cielo"  "Abre las piernas". Mientras que en el video numero 2 el spanker sigue un ritual, que empieza cuando le baja las braguitas y como. Se recrea en ello, lo hace lentamente, incluso da una especie de toque final, para fijarlas en un lugar muy concreto, apenas 4 dedos por debajo de las nalgas antes de seguir con la que ya parece la azotaina en serio y es precisamente ahí cuando empieza a hacer alguna pausa para estimular directamente genitales y en un momento dado es el quien separa las piernas de la chica para tener mejor acceso y en momento dado, darle unos azotes en el sexo, para después continuar ocupándose de su culo. Esa misma escena de lo que los ingleses llaman "pussy spanking" se repite en el primer video, pero es durante el warm up y sin ritual de ningún tipo.

Ambos videos están grabados desde dos tomas, una de las cuales enfoca la cara de las chicas. En el video numero 1, la cara de la chica es de incertidumbre cuando no miedo, en el video 2 la chica mantiene en casi todo momento los ojos cerrados, pero también una media sonrisa, incluso en los momentos en los que la está azotando mas duro. Cabe pensar que eso se puede deber a un enfoque de juego distinto. Y el video 1 es un juego mas tipo castigo y el 2 más erótico. Sin embargo en ambos hay un detalle definitivo, que no avala esa tesis. En ambos hay tomas muy directas donde se pueden ver los genitales de ambas chicas. La chica del video 1 esta "seca" menos un poco al principio, la del video numero dos, tiene los labios hinchados y rojos durante todo el video esta excitada de principio a fin. Es cierto que no siempre la excitación se puede medir en síntoma físicos, pero la experiencia me dice, que lo lógico en caso de un juego de castigo, seria no presentar síntomas al principio debido a la tensión o incluso el miedo del principio y sin presentarlos hacia el final, justo lo contrario que le ocurre a la chica del video numero 1.

¿Y cual es la conclusión final?. Pues que bajo el aspecto de dos juegos similares, se esconde algo muy distinto. En el video 1 todo parece indicar, que es un juego solo para el disfrute de el y que la chica cumple un papel de culo al que azotar. Mientras que en el segundo video, se puede ver un juego de disfrute mutuo, en el cual hay una complicidad y un deseo de disfrutar y excitarse mutuamente, y la spankee  es tan parte activa como el spanker.

sábado, 16 de marzo de 2019

Con la comida no se juega.



Los días cada vez más largo y los almendros floridos que podía ver de camino, anunciaban que la primavera estaba al caer, en eso pensaba aquel viernes camino de su casa. Viernes que como era festivo aquí por carnavales en había podido salir de buena mañana en su encuentro.

Un poco antes de llegar la llamé y quedamos en que pasara por donde daba clases y que saldría  un momento a darme las llaves. A poco más de las 12 de mediodía ya estaba allí, le puse el mensaje espere un par de minutos, salió con una sonrisa y me dio las llaves.

-¿Que tal?
-Bien ¿y tu?.
-Bien con ganas de salir ya.
-Bueno ya no queda mucho
-Pufff aun queda un rato.
-Oye, ya que llego antes y he desayunado tarde de camino, cocino algo y comemos juntos ¿no?
-Vale como quieras, en la nevera tiene que haber algo
-No te preocupes, ya me espabilo.
-Bueno va vuelvo
-Muy bien, nos vemos en un rato.

Nos despedimos y me fui con las llaves, antes de ir a su casa, pasé por el supermercado e hice algo de compra por si acaso. Ya en casa me instalé y calculando más o menos la hora que llegaría me puse a cocinar. Sabía que estaba otra vez con rollos de dietas y demás, pero un día es  un día.

Justo cuando estaba la comida reposando, escuché la llave girando en la cerradura, se abrió la puerta y apareció ella, fui a saludarla, con el delantal puesto aun, lo que le provocó una carcajada y un comentario irónico sobre el erotismo de los tios en delantal.

-Mmmm que bien huele.
-Pues venga vamos que está a punto.
-Déjame hacer un pis al menos jajaja y ponerme las zapatillas.
-Venga voy sirviendo la mesa pues.

Puse la mesa en la cocina, es una mesa pequeña para dos, con un par de taburetes para sentarse, serví dos platos, puse el pan y la bebida, cuando asomó aun estaba poniendo los cubiertos, llevaba unos vaqueros de color rojo gastado y una camiseta, se sentó en su lado de la mesa y empezamos a charlar de la semana y demás. Me fijé que sin bien cogió los primeros bocados con muchas ganas 3 o 4 no más, después empezó a hablar y a tontear con el plato, vamos a  moverlo, pero sin llevarse nada a la boca y dije.

-¿No está bueno?
-Si está riquísimo ¿por?.
-Bueno como veo que no comes.
-Puffff es que estoy llena
-¿Has comido algo a media mañana?
-Una manzana
-Entonces es imposible que estes llena
-Si de verdad, se me ha cerrado el estómago
-A que hora te has comido la manzana?
-A las 10 y media
-Son más de las 3...es imposible que tengas el estómago cerrado.
-Bueno es que has hecho pisto
-Ya y no te gusta?
-Me encanta, pero es todo frito
-Venga va déjate de tonterias y come
-No, no, ya está bien, ya si eso para cenar.

Hizo la intención de levantarse y coger el plato, pero le dije:

-Ni se te ocurra.

Tal vez mi tono serio y contundente no lo esperaba y se despertó su parte más rebelde.

-No empieces a tratarme como a una niña, no quiero más y punto.
-Pórtate como una adulta y te trataré como una adulta, mientras no te vás a levantar de la mesa, hasta terminarte el plato.

Directo, claro, pero calmado, y claro la parte rebelde salió más aun fue decirlo, levantarse, coger el plato y quitarlo de la mesa.

-Vuelve a coger el plato y a sentarte.
-Ya te he dicho que no y no es que no quiera es que no me entra.
-No te lo voy a decir más

No me hizo mi caso se quedó de pie apoyada en la encimera, entonces me levanté yo, cogí el plato y lo puse otra vez en la  mesa y le dije:

-Última oportunidad siéntate a comer.

Todo lo que pasó después fue muy rápido un gesto desafiante cogí mi taburete, lo puse delante de la mesa, me sentñe y tras un forcejeo, la puse en mis rodillas, se quejaba, no paraba de moverse, así que tube que usar mi pierna para sujetar las suyas y mi mano izquierda para aguantar las suyas detrás de la espalda. Empecé a azotarla encima de los vaqueros, no dejaba de hablar y de quejarse, que si era injusto, que si no podía obligarla a comer, que si sabiendo que estaba de régimen había hecho frito, bla, bla, bla...todo eso para lo único que le valió es para que aumentara la intensidad de la zurra, hasta que se dio por vencida, se quedó calladita y dejó de resistirse, aun así seguí  un rato con la azotaina. Entonces paré y le dije.

-Levántate

Lo hizo y nada más hacerlo, para no darle oportunidad de reacción y como en el poco espacio de la cocina, la tenía aprisionada entre mis piernas, busqué la cintura del vaquero y desabroché el primer botón, volvió a quejarse, pero seguí desabrochando botones, al terminar un tirón seco y vaqueros a medio muslo, los vaqueros ajustados tienen eso que cuando tiras de ellos las braguitas suelen ir detras y así quedaron las suyas a medio bajar y yo terminé de bajarlas, , la cogí de la mano, entre quejas de nuevo y la hice doblarse pero esta vez solo sobre una de mis piernas, la izquierda, de tal manera que tenía que apoyar las manos en el suelo. El culo desnudo tenía ya un color bonito y mas tono que cogío en cuanto empecé a azotarla sobre la piel desnuda, en esa posición tan infantil. Y así estuve un ratito más dándole color y calor a ese precioso culo desnudo sobre mi pierna. Cuando creí que era suficiente, le dije que se levantara y se volviera a sentar en la mesa, eso si con los pantalones bajados y el culo azotado directamente sobre el taburete. Cuando se sentó le dije.

-Que sepas que esto no es por no comer, es por tu comportamiento infantiloide, pero quieres jugar a eso, pues jugaremos. Hasta que no te  lo comas todo, no te vas a levantar.

Tal vez el picor de los azotes hizo cierto efecto, porque dio algún bocado más, pero enseguida volvió al tonteo, yo ya había terminado y la observaba con los brazos cruzados y mi paciencia se estaba terminando.

-¿Que vas a terminar hoy?
-Es que está frio...
-Es lo que tiene tontear, pero frio y todo te lo comes.
-Puffffff
-Puffff que?, no te lo piensas comer?
-No, ya te lo he dicho

No dije nada, me levanté la cogí de la oreja y la hice levantarse.

-Ya has agotado el cupo de paciencia hoy.

Si soltarla de la oreja, cogí el plato, lo puse en la encimera

-Ya tienes cena, pero tu te acabas el plato.

Y de la oreja, entre sus quejas la llevé hasta el salón con parada en el cuarto de baño, para coger el temido cepillo y directos al sofá, vamos yo, ella a mis rodillas.

-Ya verás como te quito la tontería, pero rápido además.

Sin más empecé a azotarla con el cepillo, ahora ya no hubo resistencia, se rindió o eso pensaba yo, estuve un buen rato dándole con el cepillo, vamos que le puse el culo como un tomate y ardiendo, pensé que era suficiente y le dije.

-Ahora te levantas y te vas al rincón un rato a pensar.

Al contrario que otras veces, no rechistó se levantó y solita se puso en el rincón con las manos encima de la cabeza, el pantalon, por encima de las rodillas enrollado y el culo bien rojo y bien visible. Estuve un par de minutos mirándola desde el sofá y como uno es previsor fui a buscar algo a mi maleta. Antes pasé por el baño y sigilosamente enté en el comedor.

-¿Se puede saber que haces?

La acababa de pillar en ese justo momento frotándose el culo. Aunque al escucharme había puesto de inmediato sus manos otra vez encima de la cabeza. No dije nada más me acerqué a ella por detrás y a su altura, me quité el cinturón, haciendo todo el ruido posible con el para que intuyera que venía ahora, lo doblé y sin decir nada y en la misma posición de pie en el rincón, le di una tanda de una docena de azotes seguidos con el cinturón, allí de pie. Cuando terminé de dárselos me puse otra vez el cinturón, la cogí de una de las manos e hice que me acompañara de nuevo al sofá, me sentë y la puse en mi regazo otra vez, con el culo bien expuesto.

-¿Sabes? tener una amiga enfermera tiene sus ventajas y ella me recomendó estos complementos alimenticios y ya que no comes por la boca, a ver si así te estímulo a hacerlo.

Cogí una cajita que había dejado en la mesilla, eran unos complementos alimenticios pero en forma de supositorio. Saqué uno del blíster, le separé las nalgas rojas y marcadas de la azotaina y sin mucho miramiento, le puse uno de los supositorios acompañado por mi dedo bien profundo, no se quejó, ni se movíó, es más al terminar, comprobé y literalmente chorreaba de la excitación, le di un par de azotes y le dije.

-Vuelve al rincón.

Se levantó roja como un tomate cara y culo y se fue al rincón, cuando estuvo allí le dije.

-Veo que, que te trate como una niña, despierta a la mujer, pues ya que estamos, vamos a despertarla del todo. Mastúrbate.

Me podía imaginar la mezcla de sensaciones, excitación, pudor, el escozor de los azotes, vergüenza, el sentirse observada, encima de pie, pero empezó, primero timidamente, pero poco a poco se dejo llevar, la prudencia se tornó lujuría y allí castigada en el rincón se corrió entre jadeos y apoyada en la pared. La dejé recuperar y la llamé, al darse la vuelta volvía a estar roja, la hice sentarse en mi regazo, se escondió en mi hombro, pero su humedad calaba mis pantalones....

¿Cenaría aquel viernes?

Continuará.




viernes, 15 de marzo de 2019

A propósito de los relatos.




Mañana como cada Sábado desde hace casi 8 años ya, saldrá un nuevo relato, uno más de los varios centenares  que he publicados, entre míos, diversos concursos y algunos de otras personas que también hemos publicado.

Se, porque los datos cantan, que es vuestra sección favorita, al menos la que más lecturas de largo acumula, entre las 100 entradas más leídas de la historia del blog, mas del 80% son relatos. Creo que el dato es suficientemente contundente ¿verdad?. Esa preferencia tiene una clara explicación. Hace algún tiempo descubrí una muy interesante tesis doctoral sobre el spanking, que hizo una estudiante de sociología americana. En la tesis habla de los relatos y os voy a compartir algo de lo que cuenta.

"Los amantes del spanking, son unos consumidores ávidos de literatura sobre el tema, su preferencia sobre historias y relatos es cuanto menos asombrosa, la inmensa mayoria las prefieren a videos o imágenes explicitas....".

Yo estoy totalmente de acuerdo con ella, es más diría que a diferencia de otras practicas sexuales, el porno del spanking, es un porno escrito, tal vez sea porque al ser escrito no traspasa la linea que separa a porno y erotismo. Pero yo creo que sobre todo es porque salvo excepciones muy concretas, todo el material audiovisual sobre spanking es sesgado. Para empezar en su gran mayoría es de procedencia profesional, donde se representan situaciones o escenas de todo irreales y sobre todo porque se centran en un momento muy concreto del juego, obviando o minimizando el resto. Vamos hablando claro un video puede ser excitante si, pero cuesta mucho identificarse con lo que se ve, sin embargo leyendo un relato uno si puede fácilmente ponerse en la piel del o de la protagonista y más cuando estos narran situaciones cotidianas, del día a dia y que todos podemos imaginar. Es difícil vivir un video, te excita lo que ves en terceros, sin embargo es fácil hacer un relato tuyo osea vivirlo.
A partir de ahí la autora de la tesis analiza, unos cuantos relatos y concluye varia cosas que voy a comentar, en las dos vertientes de autor y lector.

" Los relatos escritos por hombres, suelen recrearse mas en la escena principal, que suelen narrar con todo lujo de detalles, mientras que los escritos por mujeres son mas detallistas y emocionales".

En esto no estoy muy de acuerdo, aunque también puede ser que yo soy una excepción, en mis relatos, la introducción, descripción de escena y diálogos previos, son más de la mitad del relato. Mas que nada porque para mi esa es la parte excitante y de reto del juego, una vez vencida la resistencia y cuando tienes a esa persona en tus rodillas, ya se trata simplemente de dejarse llevar, ya tienes que tener analizada y descifrada toda la información de la necesidad que hay y de como colmarla, así que ya se trata solo de disfrutar y guiar por el camino.

"Al examinar narrativa de los relatos en todos los casos se pueden ver, los deseos corporales, las necesidades emocionales y el trío culpa, vergüenza y castigo".

Tiene razón, hay mucho de eso en los relatos, es más se puede ver como muchas veces las necesidades emocionales se expresan mediante deseos corporales. Me estoy acordando de un relato que me escribió una persona en una época de muchísima retención emocional por su parte, hasta el punto de somatizarla físicamente y como me sorprendió con un relato en el cual a través de un juego/castigo, de alguna manera expresaba su deseo imperioso de dejar de retener, de conseguir relajar su cuerpo, que no era más que una metáfora de dejar de retener emocionalmente. Y todo eso puesto en escena a través del trío que cita la autora solo que cambiando el orden: culpa, castigo y vergüenza, para acabar dando como resultado: liberación. En un momento dado la autora se atreve y diría que incluso es osada cuando afirma.

"En como narran la escena se pueden ver ciertos deseos. Si la escena es sobre las rodillas, se persigue una búsqueda de la vunerabilidad, de la regresión infantil. Si la escena es sobre la cama, sofá, mesa veo una necesidad de desconexión. Si veo una escena severa en el trato y donde se destaca el dolor y las marcas interpreto un deseo de liberación de culpa...."

Es sorprendente como alguien ajeno a todo esto puede atreverse a lanzar esas conclusiones arriesgadas y encima acertar ¿verdad?. Aquí ni tan siquiera me voy a los relatos, me voy a mi experiencia. ¿Que me hace decantarme en mi caso por una u otra posición?, no tengo duda, si no es una cuestión de falta de espacio vamos ajena al juego, decido en función de mis sensaciones, de lo que a mi me llega desde el otro lado. Y si acierta en cada una de  las descripciones de necesidades según escena, incluso no pocas veces se juntan todas en un mismo juego, por eso son habituales los juegos con cambio de posición. Incluso suelen seguir un orden, primero vulnerabilidad, después desconexión y finalmente  liberación.

Y para terminar la autora de la tesis hace otra afirmación muy interesante. Aunque en este caso la hace dirigidas a las historias hombre spanker/mujer spankee:

" Todas las historia contienen tres elementos comunes:
- Simbolismo de la función paterna (en el spanker)
-Regresión infantil momentanea (en la spankee)
-Fantasía simbólica de violación. Mujer domesticada=mujer violada.

Solo os voy a pedir una cosa, que elijáis cualquier relato del blog, escrito por mi o por otras personas y veréis que es innegable que en todos esos tres elementos están presentes.

Por eso tienen tanto éxito los relatos, porque nos podemos poner en la piel de los protagonistas, a fin de cuenta realidad o ficción en ellos podemos ver nuestros deseos de forma creíble, más allá de una escena concreta visual, los relatos transmiten también eso otro que no se ve, pero se siente. Mañana saldrá uno nuevo, comparad con esta entrada y ya veréis como os cuadra con lo que aquí se ha dicho.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Sobre las rodillas del señor (Por Isabelle)




Seguimos con la tradición de la entrada traducida semanal que tenía en el antiguo blog, con una clásica de la sección Isabelle. De Isabelle me encanta la naturalidad que tiene al escribir de su fantasía, muy particular cierto. Isabelle es una amante de la disciplina, pero que sin embargo expresa su gusto con una naturalidad envidiable y sin restarle erotismo al asunto, que muchas es el talón de Aquiles de los amantes de la disciplina, que se olvidan de la parte erótica de todo esto. No es el caso de Isabelle. La entrada de  hoy se titula: "sur les genoux de Monsieur" (Sobre las rodillas del señor). Os dejo con su lectura..

" Hace poco ví un video que me pareció la poesia de los azotes reales, excepto porque mi hombre es mucho más dinámico que el del clip. Todo y eso personalmente no creo que la intensidad de la azotaina influya tanto en generar "un buen comportamiento" como la regularidad del castigo. Es la vinculación entre la acción prohibida y el castigo que inevitablemente le sigue, lo que consigue eso. Por ejemplo en mi caso, se que determinadas palabras fuertes pronunciadas delante de mi hija pequeña, resultan perjudiciales para mis nalgas. Y altamente beneficioso para mi hija, que como su padre rehuye de las palabras malsonantes. Más al contrario ella nos informa de cualquier palabra malsonante que se produzca en nuestro entorno. Ni que decir tiene que cualquier paso en falso por mi parte, será informado a su padre , aunque evidentemente desconoce los efectos que eso tendrá en nuestra intimidad.

La pregunta es ¿que debo aprender?. Pues en esa situación me siento profundamente avergonzada de mi misma y el castigo mas que predecible, podemos decir que es cuanto menos justificado. Dicho esto mi "educación" muestra un progreso real. Porque incluso cuando una repetina cólera se apodera de mi, por alguno de mis imnumerables errores siempre puedo consultar el recuerdo de mis nalgas, que no es precisamente un recuerdo en modo placer. Aunque luego la cosa cambia, cuando recuerdas que esa quemadura conocida y desagradable es transformada por la magia de mi cuerpo en una sensación placentera. Para es mi es muy divertido jugar a ese idea de transformarme en la chica perfecta que nunca voy a ser y se que tarde o temprano se repetirá la frase:

"Ese comportamiento es totalmente inaceptable Isabelle?.

Y es ese momento cuando me tiendo sobre las rodillas de mi hombre, como una niña  traviesa sin vergüenza, cuando siento toda la poesía del spanking, esa emocion sagrada de ofrecer mis nalgas desnudas a sus ojos y sus manos. Situación que me devuelve a aquellos tiempos donde los juegos adultos estabab ocultos por un tupido velo. Me recuerda a una especie de "dedo del honor" (Juego infantil imagino), para adultos. Con una gran satisfacción pero también pagando un alto precio, como de ser, ruidoso e intenso, hasta que no me queda mas remedio que patalear para gestionar la picadura en mi culo. 

Además por si acaso, se que en el cajón del dormitorio se esconde algún juguete, por si es necesario usarlo para devolverme por el buen camino. Es más siempre hay la posibilidad de un castigo adicional (uno de los vicios de mi hombre) para que no me olvide por algún tiempo de mi pecado. Como puede ser hacerme cambiar por un par de días o una semana, mis habituales tangas, por unas braguitas blancas, según el símbolo de la buena voluntad y el rigor."

Bueno como os decía en la intro, Isabelle explica con absoluta naturalidad una relación de disciplina doméstica, gestada y alimentada en situaciones absolutamente cotidianas de una vida y lo hace sin problema alguno y eso es digno de agradecer.

Pero la lectura del artículo me lleva a lanzar una pregunta.
¿Os es excitante un juego así de disciplina en la cotidianidad?.

lunes, 11 de marzo de 2019

Observar, percibir, analizar y actuar.




Siempre os digo que está página y las opiniones vertidas en ella son todas, las mías y las de las otras personas que escriben o han escrito en ella, personales. Que no es ni nuestro objetivo, ni nuestra intención ser una especie de guía, al final cada cual vive las cosas a su manera y que lo único que nos mueve es poner a la luz, algo que suele estar oscuro a partir de ahí que cada  cual coja lo que le interese, si es que algo le interesa. Por ese motivo no soy partidario de dar consejos, no creo que ni yo, ni nadie de los aquí escribimos podamos dar consejos más allá de compartir nuestras vivencias.
Pero me vais a permitir que haga una excepción, la culpa la tiene un mail que recibí hace unos días y en el con cierta preocupación o al menos eso me transmitía a mi, un chico me explicaba que acababa de conocer a una persona, que ambos compartían gusto e intención de llevarlo acabo, que los dos lo deseaban, pero también me expresaba algunos miedos del tipo:

-¿Como sabré cuando tengo que parar?
-Me da miedo equivocarme o confundirme y que yo entienda  una intención y en realidad sea otra....

Y así varias dudas más. Como creo que puede ser un tema interesante para mucha gente y con su permiso voy a intentar responder por aquí y matamos dos pájaros de un tiro.

En primer lugar quiero decir, que empatizo muchísimo con las dudas que me expresa este chico. Mi primera experiencia en estos mundos, fue en una situación muy parecida. Dos personas con muchas ganas pero cero experiencia ambas. Por lo que algunas de esas preguntas en su momento me las hice yo, así que a partir de ahora me voy a dirigir en primera persona.

Lo primero que te diría, es que no tengáis prisa, ya os habéis encontrado, lo más difícil ya esta hecho, entiendo vuestras ganas muy bien, pero daros tiempo, no os cortéis en hablar, tontear y jugar, se aprende mucho del otro y de sus fantasías así y da mucha seguridad conocer bien como es la mente perversa del otro. Y os voy a poner un ejemplo si os apetece, escribiros un relato, el uno al otro, cada uno por su parte, es una excelente forma de ver las cosas que le ponen al otro, escribiendo solemos soltarnos mucho más que hablando.

Dicho esto si estáis decididos, hay algo que debes tener muy claro, ella te puede ayudar, pero el control de la situación lo debes tener tu, ese es el juego. Por lo que no hagas nunca de lo que no estés seguro, si dudas, a  otra cosa mariposa. La inseguridad es muy contagiosa y se transmite con mucha facilidad, si le transmites inseguridad, se va a sentir insegura y eso puedo llevar al desastre. Es mejor menos, despacio, pero seguro, no te preocupes esto es un continuo tanteo y si todo va bien, iréis ganando seguridad y experimentando mucho más a fondo. Ella te ayudará te dará pistas, así que no te preocupes, por experiencia te digo que te darás cuenta enseguida cuando tiene ganas de jugar, pero aún así confirma, síguele el juego, veras como te sigue y entonces actúa.

Pero sobre todo mi consejo, es observa, no dejes de observar, olvídate de lo que pasa a tu alrededor (no te preocupes, que eso pasa de forma natural) y céntrate en los que estás. Fíjate en como reacciona su cuerpo, como es su respiración, si está relajada o tensa o mejor aun cuando pasa de estar tensa a relajarse, observa su piel, sus músculos si se defiende o se deja ir, prueba y observa como reacciona a tus palabras, a tus indicaciones, a tus gestos haz una especie de lista mental de todas esas reacciones. Si tienes la mínima sospecha de sufrimiento para, haz una pausa, eso no significa que termine el juego, dale un respiro, unas caricias, dale la mano, tócale el pelo y vuelve a empezar sin dejar de observar, a veces una pausa, es la diferencia entre un buen juego y uno no tan bueno. Toca, no te cortes, llegado un momento toca, comprueba si esta excitada, es una excelente pista que todo va bien. No te fíes mucho de la vista, se que es difícil en un hombre, pero la vista no es una buena referencia hay pieles muy escandalosas y otras que parecen ni enterarse.

En cuanto a cosas más concretas yo te diría que la posición otk, es la ideal para empezar, os vais a sentir mucho mejor el  uno al otro, en contacto permanente y vais a estar más a menos, si decidís introducir instrumentos, lo mismo que he dicho antes, que estéis seguros los dos y sobre todo observa como reacciona, o incluso deja que sea ella, quien decida en un momento dado si seguir o no, ya iréis pillando soltura.

Cuando terminéis, dedicaros un tiempo a vosotros, en especial dedicáselo tu a ella, estate por ella y comentad la jugada, contaros las sensaciones, que ha gustado y que no si es que algo no ha gustado.
Esos son los consejos que me atrevo a darte, observar mucho, a la mínima duda para, es mejor quedarse corto siempre, ya se podrá mejorar con el tiempo, y sobre todo siéntela, siente lo que te transmite, piensa que habrá momentos que recibirás mensajes contradictorios, se quejará, se moverá, lógicamente le dolerá, es parte del juego, eso no significa que lo esté pasando mal y ahí es donde tendrás que tomar decisiones , no es fácil pero eres tu quien ha elegido estar en este lado y si lo consigues ya veras que maravilla de experiencia. Suerte!!!!!!.

"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>