Christmas gifts:

1

Su voz (Por Cuca)



Cuando escuché su voz por primera vez, sin habernos visto, me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo. Tiene una voz varonil, grave y susurrante que parece acariciarme con cada una de las palabras que pronuncia. Me cautivó e imaginé que sería un hombre alto, decidido y seguro (más tarde pude comprobar que así era). Cada vez que hablamos no puedo evitar ponerme nerviosa e incluso excitarme. Ya podemos estar hablando de banalidades o de algo serio que le atiendo embobada con todos mis sentidos, incluso cuando se pone serio o me llama la atención. Su voz parece nacer de lo más profundo de su ser, me intimida y a la vez me da seguridad, me cautiva y persuade, no puedo evitar sonrojarme. Una voz grave como la suya intimida cuando eleva el tono en medio de una discusión o regañina, pero un instante después, pasada la tormenta, calma y apacigua. Tiene tanto poder como una caricia, un abrazo, un beso o un azote.

 ¿Por qué? No lo sé. Sólo sé que incluso cuando nos escribimos por email o mensajes, inconscientemente le leo imaginando su voz y consigue alterarme en todos los sentidos. ¿Qué tiene la voz grave que tanto nos atrae?

 Creo que no hay una respuesta única, pero si es cierto que la voz grave y varonil nos hace temblar, en todos los sentidos. Es un instrumento que en conjunto con el lenguaje corporal hacen un todo que nos parece sexy. Intimida, persuade, calma y excita.
Read More
1

Un angel de la guarda (Por A)




"No se porque, pero es algo que pasa, lo he hablado con mas gente. Que para much@s de nosotr@s, el momento de dar el paso, de intentar hacer realidad nuestras fantasías, coincide con algún momento de nuestra vida, donde estamos perdid@s o en un mal momento y somos especialmente vulnerables. Tal vez sea que necesitemos un revulsivo y por eso en esos malos momentos, damos el paso.
Pero claro, eso puede ser peligroso, estando en un mal momento somos la victima perfecta, de esos cazadores que abundan en estos mundillos.

Yo misma, fue en un mal momento, en el que me encontraba muy perdida, que en busca de darle un aliciente a ese momento, me metí a investigar. Tuve suerte, mucha suerte y desde luego no me arrepiento. Di con un ángel de la guarda, alguien que no solo no se aprovecho de aquella situación, si no que encima la supo leer, sin decírsela, que fue el revulsivo que necesitaba en aquel momento, que hizo realidad mi fantasía, sin forzar, cuidando siempre de mi, paciente con mis dudas, comprensivo con mis miedos. Alguien que no uso mis debilidades para su beneficio, si no para ayudarme a ser mas fuerte, que muchas y muchas veces me indico el camino, que me paro en seco cuando me dejaba llevar demasiado, que puso pausas cuando las necesitaba y empujones cuando me quedaba estática viéndolas venir. Alguien para quien jugar era importante, pero mas importante aun, que yo jugara libre y sin presiones. Alguien que supo sacar mi parte mas niña a la vez que hacia crecer a la mujer. Un ángel de la guarda."
Read More
10

Al natural




Esta es un fantasía de sabor complejo, de aquellos que no gustan ni entienden todos los públicos. Si tuviera que definirla con un sabor, hay dos que lo harían a la perfección, el del chocolate negro y el de la cerveza, un toque dulce muy especial, refrescante, pero con un tono amargo.

Es un sabor de aquellos que la primera vez que lo pruebas impacta, pero que a medida que lo pruebas mas veces, cada vez gusta mas, es un sabor adulto, lleno de matices, donde cada uno de esos tonos y esas sensaciones forman un conjunto único. No hay un sabor predominante que enmascare el resto de sabores y aromas, si no que juntos y mezclados crean uno único, irrepetible que no se da en ninguno mas. Es como el vino, que siendo el mismo producto, puede ser tan distinto, según el año o la tierra, con mas cuerpo, mas dulce, mas ácido, con mas grado o menos, de distinto color. Cada juego sabe distinto, aunque lo elabores con la misma persona, con la misma materia prima, cada juego madura distinto, por lo tanto sabe distinto.

Es un juego que se tiene que consumir al natural, sin colorantes, ni conservantes, sin caer en la tentación de dulcificarlo en exceso, para hacerlo mas "cómodo". Lo tienes que tomar, tal cual, con todos su matices, a sorbitos o de un trago, a mordiscos o dejando que se deshaga lentamente en el paladar. Y siguiendo esa máxima que cuando la materia prima es de calidad, no es necesario camuflar sabores, solo disfrutarlos, hay que poner mucho mimo en su elaboración, pero se sirve al natural. Entre 36 y 37 grados.
Read More
3

Dar la vuelta a la tortilla (Sensaciones de spanker)




Los que me leéis habitualmente, sabéis que siempre he defendido, la idea de jugar con la cotidianidad, con el día a día, con la complicidad. Básicamente que el juego fluya o se provoque, no se tenga que "interpretar".

Para llevar a cabo un juego así, es necesario conocer a la otra persona bien y dejarse conocer y eso lleva tiempo y es progresivo, aunque para mi da muchísimo mas juego y lo mejor jugando a veces se consiguen unos sorprendentes y maravillosos efectos secundarios.

En un juego de spanking, siempre hay un componente "corrección", pero nunca de intento de cambio y mucho menos de "educación". Al revés lo divertido es potenciar eso, esas actitudes, saber como se provocan y jugar a provocarlas. Eso no significa que podamos "intervenir" cuando hay algo, que realmente resulta un problema o provoca frustración, pero si lo hacemos, es bajo petición, nunca intentando cambiar a la persona que tenemos en frente.

Lo que si pasa a veces, es que lo que conseguimos es un cambio en la manera de ver las cosas. Al jugar y hacer algo divertido y excitante, muchas veces basado en lo la otra persona considera un defecto, le quita trascendencia, le damos la vuelta a la tortilla, hacemos que cambie la mirada. Algo que antes era frustrante, de repente, deja de hacerlo, tiene su repercusión, pero también tiene un efecto empezar de cero, de nueva oportunidad y sobre todo de olvido. Ya ha pasado, has pagado por ello, se acabo, no hay que darle mas vueltas. Pues bien, aunque pueda sonar raro, cuando es así, cuando hay una reacción y una repercusión, le quitamos toda la trascendencia y eso provoca un efecto de liberación y crecimiento sorprendente, se lo que me digo. Una de esas sensaciones de spanker que mas me gustan es esa, la de saber darle la vuelta a la tortilla, cuando consigues que no llegar, no sea visto como una derrota, si no como la oportunidad de volverlo a intentar. Ese efecto reto tan especial de nuestro juego a lo tonto, lleva mucha veces a superarse, para ganar el reto y si se pierde, hay derrotas mas rendiciones mas dignas y mas dulces, que la mejor de las victorias.
Read More
2

Ciencia y Magia III parte.




Pues para terminar con esta serie de artículos, sobre esa mezcla entre ciencia y magia. Vamos con los efectos secundarios de esa mezcla explosiva, que evidentemente los tiene. Por desgracia todo tiene un precio o un coste en esta vida.

Y sin duda el efecto secundario mas reseñable, que nos producen esa mezcla de neuroquimicos y esa o esas personas que nos estimulan, son los enganches.

El primero de estos, tiene que ver con las mariposas, osea con la adrenalina, cuando alguien es capaz de producirte ese subidon de adrenalina, es algo que gusta y que gusta repetir. Es como si te dejan un coche potente, que aunque digas que te vas a portar bien, a la que veas un trozo recto y despejado, cuesta mucho reprimir la tentación de pisarle a fondo y sentir esa adrenalina, pues lo mismo, pero multiplicado por mil. Sabes que esa persona te produce eso y sabes que tu puedes o sabes producirselo, eso crea enganche, es tentador y cuesta reprimir. Ademas no tiene fecha de caducidad, es como montar en bici, una vez aprendes no se olvida.

El segundo, es algo mas serio. Si el enganche a la adrenalina es una tentación, el enganche a las endorfinas es una adicción. Ya dijimos que las endorfinas, su estructura molecular es similar a la morfina, por lo tanto son adictivas. El cuerpo en condiciones normales, las produce dentro de unas "dosis" aceptables. Jugando si lo hacemos bien cargamos mucho mas esas dosis, eso puede hacer que nuestro cerebro no se conforme con las dosis normales y que nos exija mas. Que quiera volver a sentir esa sensación de estar en las nubes y que pida su dosis....Seguro que a todos nos suena, aquello de "una vez lo he probado...." "que tendrá esta fantasía que me descontrola tanto". O como cuando alguien por el motivo que sea decide dejarlo, tiene el comportamiento de adicto típico. Apartarse de todo aquello que le recuerda aquello que le puede hacer recaer en su adicción, cambiar rutinas o buscar sustitutivos ( comer determinados alimentos, hacer deporte, ocupar la mente...).

El tercero de estos enganches tiene que ver con la oxitocina. Es un enganche emocional y afectivo. Ese vinculo tan especial entre compañeros de juegos. Un vinculo que continua aun cuando ya no se practican esos juegos, que es algo ya no físico, si no un vinculo afectivo, protector y de intimidad.

Los he puesto independientes para ver un poco como funcionan, pero es fácil imaginar, lo que sucede cuando estos tres "enganches" se dan a la vez y con la misma persona. Tienes ese enganche de juego, de adrenalina, tienes esa adicción a las endorfinas y encima también se da ese vinculo afectivo...todos juntos en una misma persona. Eso si que es magia.


Read More

"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>