Christmas gifts:

0

Desde mi cabeza.(relato especial).





Hoy voy a hacer algo que nunca he hecho, hacerle una intro a este relato. Y lo hago, porque este es diferente, todos los publicados, son pues eso un relato. Este sin embargo es la narración de un hecho tal y como lo viví yo, desde mi cabeza. Es un ejercicio de exhibicionismo lo se, pero tengo mis razones para hacerlo. Solo me sabe mal, por la persona implicada en el, quien muy a su pesar vuelve a ser protagonista. Por eso esta escrito en primera persona, porque lo escribí para ella.

Tengo que reconocer, que fui a verte con cierta inseguridad, tenia muchas ganas de verte después de todo aquel tiempo, pero también tenia miedo a como reaccionaria yo y como te encontraría a ti.

 Miedo infundado, enseguida me encontré genial y seguro y a ti también, incluso mas sueltos los dos, con mas ganas de jugar y volver a descubrirnos. Los dos primeros días fueron "prudentes", el tercero ya fluimos, aunque vamos estoy seguro que los dos teníamos la sensación, de que necesitabamos mas. Nos quedaba un día entero, el otro era solo medio día, así que ese era el día. Me desperté con la canción "ja sei namorar" de tribalistas, que tenias de banda sonora para despertar.

 Te escuche quejarte de sueño y pocas ganas de ir a currar y ya empezamos a jugar, algo te dije en plan, "vas a llegar tarde" y algo me contestaste mientras te vestías, antes de irte, me diste el beso de rigor y yo me quede en la cama, aunque ya no me volví a dormir. Una hora después mas o menos me levante, me prepare el café, por fin sabia manejar la maldita vitro. Me tome el primero medio adormilado en tu cocina y el segundo ya algo mas espabilado en el balcón, fumándome el piti de rigor, hacia viento que raro.

 Entonces entre y busque directo el teléfono, te di los buenos días y empezamos a jugar, ya sabes indirectas, contestaciones y respuestas. Ese juego, de ponernos nerviosos, de jugar a ver quien deja a quien sin palabras, un juego que quien no ha jugado nunca, no puede entender.Pero no que saben lo que se pierden y mas cuando sabes, que es cuestión de unas horas, que juguemos cara a cara. Después de un rato de ese juego, te dije que me bajaba a desayunar y que luego te escribiria algo, tu me respondiste impaciente que no tardara en mandártelo. Y te deje currar un rato tranquila, yo me baje a desayunar, me di un paseo y de vuelta a tu casa, me puse a escribirte el relato. Con una idea muy clara, ponerte aun mas nerviosa...te lo envie y no tardaste ni diez minutos en entrarme por whatsapp...

 -Eres un cabron o que cabron que eres (Algo así me dijiste...)

 Me reí y otra vez empezamos a jugar, los dos teníamos muy claro, que por la tarde íbamos a jugar, los dos nos moríamos de ganas era evidente. Entonces decidí dar un golpe de tuerca mas y te dije...

 -Por cierto, que sepas que luego quiero hablar contigo....

 Intrigada preguntaste que porque. Yo te dije que luego te lo contaba, conseguí mi objetivo ponerte nerviosa, osea mariposas....Pero fuiste muy insistente y en realidad era un farol, no tenia nada, vamos que no tenia excusa, tenia que buscar algo rápido, entonces vi aquella lima de uñas en el sofá, una excusa muy tonta, pero no tenia otra, así que foto y te la envié.....te dio la risa, me dijiste que mejor que me buscara otra excusa, como no la tenia insistí, tu te partías sabias que la excusa era mala y realmente lo era, pero yo sabia que también era ideal, para tirarte de la lengua, ante una excusa buena, no hubieses tenido mas remedio que acatar y me apetecía provocarte, verte en acción y ver hasta que punto podías o no morderte la lengua. Ahora solo me quedaba esperar que volvieras y jugar. Mandándote un toque de vez en cuando....manteniendo la tensión.

 Cuando llegaste puntual, susto, tenias que ir a llevarle las llaves a tu jefa que se las había dejado y estabas algo alterada por eso, retraso inesperado. Tardaste apenas 10 minutos, te quejaste de tu jefa y soltaste lo desastre que era a veces y como tu siempre le tenias que solucionar los problemas....le quite importancia al asunto, te relajaste, te fuiste a poner el pijama te viniste conmigo al sofá, no dijiste nada del jueguecito, expectante, entonces saque la lima de uñas, te empezaste a reír, me dijiste que me buscara una excusa mas buena, que por eso no....y empezamos un tira y afloja, primero poco serio, con muchas risas, hasta que empece a darte donde sabia que picaba, empezaste a sacar carácter, que es lo que quería, aunque no me lo pusiste nada fácil, me hiciste reír varias veces, hasta que salieron los papeles de encima de la mesa. Y ahí te saque la vena mas desafiante, me llevaste a la habitación donde los guardas todos y toda chula me dijiste que ahí llevaba no se cuanto tiempo y que ahí se iban a quedar...Entonces tuve claro, que era cuestión de minutos, llevarte donde quería, afloje lo justo para hacerte creer que me rendía y entonces aprovechando que te levantaste te dije

 -Por lo menos, ya que no vas a recoger, quitalos de en medio y llévalos a la habitación.... Vamos te rete, en toda regla y tu respuesta fue la confirmación...Debió ser algo así como

 -Paso ya los llevare...

 Entonces ya me puse serio del todo y te advertí debió ser algo así....

 -O los llevas por las buenas o los llevas por las malas...

 Y eso provoco el cruce, los cogiste casi dando un golpe y dijiste...

 -Yo hago lo que me sale del co...

 Te pusiste roja al instante, no se lo que pasaría por tu cabeza justo al terminar de decirlo, imagino que algo así como "dios acabo de picar", por la mía paso "bien acaba de picar a por ella"...

Y eso hice me levante te fui a buscar, te hice coger los papeles y te acompañe a dejarlos en la habitación y de ahí de vuelta al sofá y directa a mis rodillas. Todo lo desafiante, segura y hasta chula que habías sido antes, se transformo en docilidad, solo te quejaste cuando nada mas ponerte te baje el pantalón del pijama y me dijiste...

 -Vas empezar directo, sin calentar?

 Y te respondí con un claro y rotundo

 -Siiii-

 Y así lo hice con la mano piel con piel, excitado y a la vez maquinando, el próximo paso...Te di un ratito, tampoco demasiado, lo justo para dar color y de allí al rincón, te fuiste un poco a regañadientes pero obediente, aunque te tuve que decir que te pusieras bien y no miraras atrás....me encendí un cigarro, quería que el juego tuviera algo especial y la mesita blanca, me dio la idea, contigo en el rincón la cogí y la lleve a la habitación del espejo, la coloque delante del espejo y me fui a buscar mi cinturón, entonces te fui a buscar al rincón. Te dije que me acompañaras, fuiste muy obediente, mas de lo que pensaba. Entramos en la habitación y te dije que apoyaras las manos en la mesa mirando al espejo "expuesta", lo hiciste, yo cogí el cinturón, y empece la segunda parte de tu castigo por bocazas...la idea era dejarte marcas, de recuerdo, lo que no conseguí es que miraras al espejo en ningún momento, fui prudente y aunque apenas te quejaste después de una veintena larga pare y empece a acariciarte, no dijiste nada, seguí acariciándote y claro "comprobe" como estabas, yo estaba muy excitado y comprobé que tu también, así no pude evitar follarte allí mismo en la misma posición que te había azotado.....

 Luego nos dimos una ducha, ya entre una cosa y la otra era casi la hora de cenar . Cenamos charlamos, nos apalancamos a ver la tele, tu pusiste la cabeza en mi pecho, y yo pase el brazo por encima de tu hombro, tu me cogiste la mano y estuviste mucho rato acariciandomela, te parecerá una tontería, pero me sentí genial con ese gesto espontaneo y natural... Cuando nos cansamos nos fuimos a la cama, te dije que trajeras la crema, que quería ver como lo tenias y ponerte crema, estuviste de acuerdo, me la diste te tumbaste boca abajo, te desnude y empece a ponerte crema y acariciarte no se cuanto rato, mucho seguro, te dejabas hacer, solo me dijiste que te echara mas en algún sitio que escocia especialmente, me hablaste de lo erótico que te parecía aquella situación y de la dualidad de mis manos, duras antes y suaves ahora. Y y disfrutando del momento y de la situación como un enano, si tuviera que darle imagen a la felicidad y el bienestar, seria la imagen de aquel momento hasta que claro empece a ir mas allá, de acariciarte a darte placer, a dármelo a mi también y seguir dándotelo a ti, tampoco se cuanto rato, ni cuantas veces muchas seguro, fuiste tu quien me paro, me dijiste algo así...

 -Santi, yo seguiría, pero es que ya me escuece, que tal si paramos....y dormimos...

 Te hice caso....aunque yo hubiera seguido un rato mas... Ese es mi recuerdo, de aquel día, no es un relato "normal", es como lo viví yo, los momentos de aquel día que se me han quedado grabados en la cabeza. Dicen que lo bueno siempre dura poco, pero es mentira, hay momentos que duran poco, sin embargo sus sensanciones son eternas y esta es la prueba de eso, reescribiendo aquel momento, lo he vuelto a vivir.
Read More
0

La protagonista (relato).







Había estado unas semanas fuera y la verdad estaba muy bien acostumbrado,así que en cuanto por fin pude, me fui a verla, ademas con una sorpresa. Que no le desvele hasta llegar. Por suerte pude llegar pronto, mas o menos a la hora que ella salia de trabajar aquel viernes. Cuando llegue no llevaría ni 10 minutos en casa todavía.

 -Hola!!!!!!!
 -Hola, que tal? Beso y abrazo...
 -Me has echado de menos o que?...
 -Sinceramente?....no jajajajaj, no he tenido a nadie dándome el coñazo...
 -Vaya gracias....
 -Va que tu también, habrás respirado, que aquí estas conteniendo la respiración siempre!!!!!!!!
 -Pues tiene su encanto...
 -Ya, ya....
 -Aun no te has cambiado?
 -Si no me ha dado tiempo, me acabo de fumar el cigarrito ahora iba....
 -Pues no lo hagas
 -Y eso?...
 -Porque nos vamos....
 -Donde....porque cero ganas de salir..
 -Haz la maleta para dos días...y coge bikini.
 -Bikini? en este tiempo...
 -Hazme caso y no preguntes!!!!!!

 Me miro con cara rara....

 -Venga va....que nos vamos de fin de semana fuera, lo necesitamos los dos.
 -Pero donde vamos?
 -No preguntes tanto y va, echa el pijama y algo de ropa, que tampoco vamos a salir mucho...va que quiero llegar antes de que se haga de noche.
 -Pero si es que yo....
 -Va...venga...

 Al final la convencí y se puso a hacer la maleta, pero murmurando, si no sabia porque me hacia caso, si estaba loco, etc, etc... No tardo demasiado, mientras yo me prepare un café.

 -Estas?
 -Si supongo que si...
 -Pues va coge las llaves y vamos.

 Listos cerramos la casa y nos fuimos. Cogimos mi coche, nos montamos y tomamos rumbo desconocido para ella, yo sabia perfectamente donde íbamos. Había una hora de camino poco mas, hasta el misterioso destino. Cuando llegamos ya anochecía. El lugar es cuestión, es conocido aparque el coche en el parking de un parador.

 -Pues ya hemos llegado...
 -Y esto?....estas muy loco
 -No te preocupes, me lo han regalado....vamos va....

 Entramos nos registramos, nos dieron habitación, era perfecta, el lugar también. Dejamos las maletas sin deshacer....nos tiramos los dos en la cama....cansados de la semana y del viaje. Pero no nos podíamos permitir estar mucho tiempo, había que gastar el lote, que incluía una sesión de masajes varios.

 -Ponte el bikini
 -Ahora???
 -Sip, yo también me voy a poner el bañador...
 -Jajajajaaj me lo explicas o que?
 -Luego, tu pontelo...

 Nos pusimos la ropa de baño los dos. Entonces cogí dos albornoces que había en el baño le di uno a ella...

 -Vamos que nos esperan...
 -Me estas asustando!!!!!!, quien nos espera...
 -Ainsssssss todo lo quieres saber tu ven y calla...

 Nos pusimos de esa guisa y bajamos a la zona de spa, ya nos esperaban y nos dimos toda una sensación larga de baño y masaje, que nos dejo listos a los dos. Tanto que ni cenamos, de allí a la cama y nos quedamos dormidos al instante casi. Cuando despertamos al día siguiente, tonteamos un rato, una ducha y a desayunar para reponer fuerzas. Después un paseo por el lugar, que es precioso, de vuelta a comer y de allí a la habitación. A pesar de todo el ajetreo, la notaba rara, un poco distante y me mosqueaba, apalancados en la habitación después de comer, le pregunte sin rodeos.

 -Te pasa algo?...
 -No, porque?...
 -Seguro?
 -Segurisimo....
 -Vale....
 -Ha sido una semana complicada...
 -Lo ves
 -Pfffffffffffff, no empieces, trabajo y eso, nada mas...
 -No empiezo, solo que me dices que no pasa nada y luego me dices que semana complicada...en que quedamos?
 -En que dejes de sacarle punta al lápiz...
 -Lo haré, cuando tenga dejar de intuirte...
 -Nadie te ha pedido que lo hagas..
 -Joder, si supieras lo que me entra cuando te pones defensiva, no te estoy atacando!!!!!!! Entonces se levanto de la cama...
 -Donde vas?
 -A fumar....me raya esta conversación..
 -Y a mi que me dejes con la palabra en la boca.
 -Pues ajo y agua
 -Como?
 -Lo que has oído.
 -Ok, haz lo que te de la gana, tal vez algún día dejes de portarte como una niña y crezcas.
 -Pffffffffffffff vete a...
 -Que? Me levante de la cama, fui a buscarla....
 -Que has dicho?
 -Dejame en paz....
 -No!!!!!! repite lo que has dicho...
 -Paso, no estoy jugando.
 -Ni yo, repite lo que has dicho
 -No me da la gana!!!!!!!!!

 Ya no pude mas, la cogí del brazo intente darle la vuelta, se resistio, pero aun así le empezaron a caer palmadas con la mano y en la lucha fuimos dando un paseo por toda la habitación, ella intentando escapar y yo intentando que no se me escapara a la vez, que intentaba acertar en el culo...

 -Para, para que nos van a oír!!!!!!!
 -Me da igual no pienso parar, hasta que te estés quieta!!!!!

 Seguimos un rato....hasta que finalmente se tranquilizo..

 -Vale, vale...ya....

 No lo solté, solo pare...los dos respirando agitadamente...

 -Mírame

 Me miro....

 -Si no quieres hablar, lo entiendo, no pasa nada, pero me lo dices como las personas, esta claro?...yo no te voy a obligar, ahora bien conmigo y escucha bien conmigo, lo llevas claro con ese comportamiento de niña malcriada, porque no pienso permitirtelo y esto no es negociable, o lo tomas o lo dejas, esta claro?....dime esta claro?

 Se puso roja, nunca me había visto tan serio y tan inflexible como aquel día.

 -Vale pues como no dices nada, ya digo yo por ti, vete a la puerta de la habitación estas castigada.

 Al principio no dije nada, incluso por un momento dude, si no cogería sus cosas y se iría. Pero al final cogió y como una niña obediente se fue a la puerta y se quedo allí, quieta mirando la puerta. Yo tome un poco de aire, me plantee la situación, estuve unos 5 o 10 minutos, buscando cosas en la maleta y moviéndome por la habitación, mientras ella estaba inmóvil en la puerta. Hasta que la llame. Despacio se dio la vuelta y vino caminando hacia mi, que estaba sentando en la cama, la hice acercarse, hasta que se quedo de pie entre mis piernas, la mire sin decir nada, mientras le acariciaba el culo, nos miramos y empece a hablar.

 - Conmigo este tipo de comportamiento se acabo, no te lo permito. Luego si quieres ya hablaremos, ahora paso. Quítate el pantalón del pijama...
 -Pfffffffffffff

 La mire y fue suficiente, se lo quito y lo tiro encima de la cama.

 -Cógelo y doblalo...
 -Joder...

 Plasssss, manotazo el culo al instante.

 -Cógelo y doblalo.

 Lo cogió a la gana,pero lo doblo y lo volvió a dejar bien dobladito.

 -Mucho mejor así.

 Entonces sin decir nada mas y estando de pie aun, fui yo el que le bajo el tanga hasta las rodillas y sentencie.

 -Ahora te vas a tumbar boca abajo en mis rodillas, con el culo bien expuesto y te voy a hacer plas, plas, hasta ponerte como un tomate y muy muy caliente. Cuando se me canse el brazo, ya veremos si sigo o no, así aprenderás a controlar ese carácter conmigo. Así que ya sabes, ponte como te digo y aprieta los puños. Supongo que resignada a su suerte y sin escapatoria se coloco en la posición. Esta vez no hubo ni una caricia, ni una palabra. Tal y como se puso empece el castigo. La mano bien abierta, sin estar rígida, para que la palma hiciera de fusta, dándole tres o cuatro seguidos en un lado y después cambiando al otro, para que pudiera sentir bien como iba subiendo el calor de un cachete al otro. Quería que le quedara todo el culo de un rojo intenso y uniforme. Ella no se quejaba de momento aguantaba estoica y callada. Como si quisiera demostrarme que no le dolía...Pare un instante que aproveche para descansar y separarle un poco las piernas, podía ver el brillo de la humedad entre sus piernas a pesar del castigo. Lo cual me gusto, pero de momento no pensaba tocarla. Después de la breve pausa retome el castigo y entonces si algo empezó a quejarse y moverse, la verdad es que lo tenia muy rojo y a mi la mano empezaba a picarme, así que volví a parar, al instante ella se llevo las manos hacia atrás y se las aparte de inmediato.

 -Acaso te he dicho que ya estábamos o que podías frotarte?...

Levantate y vuelve a la puerta, hasta que te diga. Se levanto despacio y quejosamente antes de que se fuera termine de quitarle el tanga y cuando estuvo en la puerta le dije. -Ponte las manos encima de la cabeza que no me fío... Lo hizo quejándose pero lo hizo. Yo sabia que tenia que picarle con ganas, pero quería que le picara algo mas que el culo y le dije...

 -Que bonito lo tienes, esta rojisimo, es una pena que no puedas ver el espectáculo con mis ojos, toda una mujer de "carácter" como tu, castigada en el rincón con el culo rojo y al aire...

 Sabia que esas palabras le picaban mas que los azotes. Aunque la verdad es que la visión, me estaba excitando y mucho, pero aun no había terminado. La tuve un rato así, en estado de espera, hasta que la volvía a llamar. Otra vez entre mis piernas de pie, no puede evitar la tentación de frotarle un poco el culo y de que algún dedo se me escapara a comprobar la humedad de su entrepierna. Pero a pesar de mis ganas me mantuve firme y le dije.

 -Aun no hemos terminado, en el tocador, veras que hay dos cosas (cepillo y cinturón), vas a ir vas a coger la que mas te guste y me la vas a dar, para que me asegure, que esta semana te acuerdas de mi y de tu boquita, cada vez que sientes. Le di una palmadita en el culo, en plan espabila, que provoco un resoplido, se fue hasta el tocador, se lo pensó unos instante y volvió con el cepillo en la mano.

 -Estas segura no quieres cambiar? Con la cabeza me dijo que no.
 -Bien, pues otra vez en mis rodillas vamos...

 Se coloco, aunque esta vez la recoloque, le puse el cepillo encima del culo, para remangarme y luego lo cogí. Y empece, primero despacio, y no fuerte repartiendo bien, por todo el culo, poco a poco empece a aumentar el ritmo mas intensos y centrándome sobre todo en la parte baja, en la que se apoya al sentar, vamos en la arruguita entre el culo y los muslos, marcondole dos círculos rojo intenso en esa zona, estaba siendo un castigo intenso, empezó a moverse y a quejarse entonces le di un respiro. Pero decidí que aun no era suficiente, así que de nuevo cogí el cepillo, con una mano separe una de sus nalgas y le di 5 azotes seguidos en la piel de entre las nalgas, que aun estaba blanca y que es fina y dolorosa, por lo que se le escapo un grito, luego hice lo mismo en el otro lado y dos finales, otra vez, en la parte baja del culo, terminaron el castigo. Nada mas terminar, empece a pasar mis dedos entre sus piernas, desde el pubis hasta el principio de la espalda,pero si tocar sus nalgas, que debían arderle, pero que quería que las sintiera palpitar, era un castigo de verdad. No quería masturbarla, no hasta el final, pero si excitarla al máximo, que el ardor del castigo fuera soportable que sintiera la misma mano que la acaba de castigar, provocandole placer. Así estuve un rato en silencio, hasta que le mande tumbarse boca abajo en la cama, me fui a buscar la crema. Era el momento de los cuidados y me dedique a ello, largo rato, sin prisa, primero extendiendo bien y luego masajeando, a la vez que empezaba a hablar.

 - Uffffff como lo tienes.....te vas a acordar de mi unos días, espero que al menos sirva de algo...
 -Que cabr...
 -Jajajajaajaj....señorita!!!!!!!!!
 -Pffffffffff sigue no pares...
 -Y si en vez de bajar a cenar, les digo que nos suban algo a la habitación, no creo que te convenga sentarte a cenar....
 -No, no paso de salir de la habitación....
 -Okis...

 Llame que nos subieran algo de cena a la habitación. Cenamos bueno ella de medio lado y hablamos y soltó...cuando terminamos, volví a llamar que recogieran. Nos apalancamos en la cama, entonces yo me levante, fui a buscar algo, que conecte a la tele, cogí el mando y después tumbandome a su lado le di el mando.

 -Dale al play...

 Le dio y asombrada vio como la primera imagen era yo sentado en la cama y ella de pie entre mis piernas....me miro.

 -Lo vemos y decidimos que trozos cortamos para montarlo....te parece?.
Read More
2

¿Y si el spanker esta mal? (Por Maria D).





¿Qué ocurre con el spanker cuando se encuentra mal? Con esto no me refiero a que se encuentre enfermo, si no a que se sienta agobiado o sobrepasado. Cuando esta hasta arriba de problemas, o no encuentra solución a los que tiene. Cuando ha tenido un mal día, y a última hora de la noche, su cabreo es monumental.

 Yo como spankee, cuanto tengo algún tipo de problema, o las cosas me superan, me suelo encerrar, guardar el máximo silencio posible, y encerrarme en mi misma intentando solucionar las cosas por mi cuenta. Cuando ya todo me supera y no se por donde avanzar o necesito desahogarme busco una reacción indirecta en el spanker, sea del modo que sea. Algo que me ayude a sacar la rabia o la angustia que llevo dentro. Y después de ese, cuando estoy más relajada, es cuando consigo contar lo que me atormenta, lo que me descentra y bloquea.

 Pero ¿Qué ocurre con los spanker?, ¿Cómo conseguís vosotros desfogaros y soltar la rabia? En el momento que percibo que está mal, me centro en el, olvidando por completo todo lo demás, sea lo que sea, intento cuidarlo, protegerlo y ayudarlo. Pero, ¿Cómo puedo saber, si el necesita algo parecido a lo que busco yo, pero desde su lado? ¿Es prudente buscar un castigo, o castigar estando alterado? Si, a mi me relaja, provocarlo y terminar con el culo ardiendo, pero tranquila y calmada. ¿Cómo se sentirá el después de propinar una azotaina en condiciones?
Read More
2

Jugando con la mente (Por Cuca).





Ya lo dije en otra ocasión, no hay nada como ese azote que estalla en la piel y llega con un eco hasta el alma. Sin embargo hay otro tipo de azotes muy intensos que ambos, tanto él como yo, utilizamos para acariciarnos y estimularnos.

 Estos azotes nos mantienen en tensión antes de jugar. Podemos estar unas horas, días e incluso semanas jugando. Pero yo diría que estamos a diario, es parte de nuestra comunicación.

 Voy a compartir algunos de esos azotes con vosotros. No tenéis por qué entenderlos, son nuestros, son nuestra forma de comunicarnos, de estimularnos y retarnos e incluso de acariciarnos cuando no estamos juntos.

 Uno muy habitual y que sigo cayendo como una pava. Estamos hablando de un tema cualquiera y sin quererlo (lo prometo) se me escapa un "lo que tú digas" o mi favorito "¿y qué más?" y él me dice su "señorita" y no sé por qué pero me pongo recta y colorada, casi buscando esconderme para que no me vea. Ya entrados en ese juego, empiezan las sutilezas a ser más intensas pero también más asfixiantes pues él que es muy listo (cuando le interesa) va acortando distancia mental hasta que me deja sin palabras (pero eso es otro tema que otro día os contaré).

 A veces es una foto sin importancia, mostrándome sus anotaciones y sin quererlo (pero queriendo, que lo sé yo) se le aprecia el cinturón que lleva puesto y mi cabeza se revoluciona. Pero se revoluciona tanto que encima se lo confieso y él le quita importancia. ¿Pero a qué juega?

 Otras, durante una llamada en la que divagamos sobre la vida y otras tantas cosas, hace uso de palabras que no tienen en principio ninguna connotación pero que las dice casi en un susurro, con esa voz suya que me derrite y sólo puedo coger aire y esperar. Esperar a devolvérsela cuando menos se lo espere, claro.

 El azote que más me cabrea, cuando me llega un mensaje rezando "Señorita, ¿qué tal el día? Vamos a tener que discutir ese ti que tildaste en lo que has escrito. Tendremos que acentuar lo aprendido". Discutir y acentuar, claro ¿y qué más?

 Pero aquí no terminan los juegos. Una que también es juguetona sabe azotar esa cabezota en ocasiones. En mi caso, no soy tan sutil como él, yo voy directa a morderle. Unas veces uso en su contra sus propias palabras, como llamarle "viejo" cuando él afirma seguir siendo un jovenzuelo (para lo que le interesa), otras sin venir a cuento le escribo "huelo a mandarina" (él sabe lo que supone eso) o lo que más me gusta "por tu culpa estoy así de excitada" cuando está en el trabajo u ocupado. Y aunque no os lo creáis se queda sin palabras.

 Sin duda, el azote que ambos disfrutamos más es el de la sorpresa. La capacidad que tenemos de sorprendernos, cada día, de empujarnos a pensar y trabajar un poquito más. Sorprendernos porque ambos nos cuestionamos todo, porque nos llevamos la contraria para seguir aprendiendo el uno del otro.

 Pero no os penséis que ahí quedan nuestros juegos, que va. Cada día, creamos un juego nuevo, parecido a los anteriores pero con nuevos matices y reglas; reglas que él cree que propone y dispone y yo solo puedo sonreír (esa sonrisilla pícara) con la que pienso "Muy bien, ¿y qué más?"

 ¿Y sabéis qué? Que mientras él lea estas palabras se estará revolucionando por dentro esperando su momento para azotar mi cabecita, de nuevo.
Read More
3

Hoy me apetece portarme mal.(Por A.)




No se si os pasa, mucho me temo que si y si no ya me lo diréis. A mi me pasa de vez en cuando, es un dia normal como otro cualquiera, de aquellos días que no tienen nada de especial, tediosos y aburridos, repleto de obligaciones.

De los que no encuentras sitio para aparcar y tienes que andar mas de la cuenta, te has puesta falda y hace viento, el camarero se equivoca con el café y tienes la sensación que te has olvidado de algo, pero no sabes que, que el mensaje que esperas no llega y al llegar al trabajo notas el ambiente cargado y entonces recuerdas eso que te provocaba esa sensación de que te olvidabas algo. Acabas de empezar el dia y ya ves que sin remedio ese día crece torcido, que va a ser largo e insoportable.

Entonces en un momento del día, tu cabeza empieza a ir por libre y a defenderse contra los elementos e imaginas. Imaginas que el día pasa rápido, que llega la hora de irte a casa y que el estará allí cuando llegues, que te recibirá con una sonrisa, que te preguntara por ese careto que traes y que entonces tu mente hará "click" y se despertara esa niña interior con unas ganas locas de portarse mal. Pondrás esa sonrisa de niña mala y empezaras a dejar tus cosas en cualquier sitio, el bolso encima de la mesa, la chaqueta en sofá y el te mirara con cara seria y le contestaras mal, borde y entonces te dirá de buenas maneras y con educación que dejes las cosas en su sitio, entonces te quejaras como una niña, rechistaras y lo harás a mala gana, pero lo harás porque no es cuestión ponérselo fácil y tu aun tienes muchas ganas de portarte mal. Entonces volverás con el, le insinuaras que la nena quiere merendar, que esta cansada a ver si así te malcría un poco, le pondrás morritos y lo hará y cuando te sirva la merienda te quejaras, "esto no me gusta" y te enfurruñas, el resoplara pero te lo ira a cambiar y cuando vuelva lo recibes con una gran sonrisa dejando que se confíe. Es entonces cuando este confiado, que la nena con ganas de jugar que ya ha merendado saca toda su energía y la deriva a una única meta. Tocarle los cojones, molestar, llamar su atención para provocar que el te la llame a ti y cuando eso pasa, no te achantas ni mucho menos, desafías, contestas, gritas y pataleas, hasta que en algún momento a veces sin darte cuenta o cuando menos te lo esperas, terminas en sus rodillas con el vestido del revés, las bragas en los tobillos y el culo rojo, pero con esa sonrisa de niña traviesa que ha salido con la suya y que encima sabe que ahora va a tener mimos.

Hoy me apetece portarme mal, pero mejor vuelvo a la realidad, es frustante pensar que por mas mal que me porte, no voy a tener reacción, que la nena sigue encerrada en su habitación.

¿Tenéis esos días, en los que nada os apetece mas que portaros mal?.
Read More

"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>