viernes, 11 de enero de 2019

Contactos (Actualización)




Como muchos sabréis en el hosting antiguo del blog, teníamos una página de contactos,  que por lo que sé dio algún resultado. Lo cierto es que no hay apenas lugares donde conocer gente afin a nuestros gustos, salvo páginas muy enfocadas a la temática BDSM. Así que un poco por petición popular voy a abrir una sección de contactos. Como este hosting no permite la creación de páginas a parte, simplemente voy a poner un etiqueta de contactos, en la parte superior derecha de la pantalla e iré publicando los contactos como si fueran una entrada más del blog. Quien quiera consultar los contactos sin tener que discriminar entradas, solo tiene que ir a las etiquetas pinchar la de contactos y ya está.

Las normas para poner un contacto son creo que las básicas.

-Nick

-Sexo, edad y rol

-Lugar de residencia (Mínimo Comunidad Autónoma)

-Y una descripción breve de uno mismo y de que busca (Recordad que el éxito de un contacto depende mucho de ello).

Esto enviarlo todo al mail mariposaschocolate@gmail.com  y será publicado en el menor tiempo posible.

Para terminar deciros que solo se admitiran contactos de spanking, sitios de contactos de BDSM en la red hay a patadas. Gracias y suerte!!!!!!!!!.

Por cierto si alguien quiere enviar una foto, eso si en la que no se reconozca cara, ni lugar, servirá para ilustrar el contacto.

Aviso: No se publicarán aquellos contactos que no envien el formulario cumplimentado como se explica arriba, vamos que solo tenga que hacer un copia y pega y colgar, ponedmelo fácil por favor.

miércoles, 15 de agosto de 2018

En tren mucho mejor que avión.





Se habían conjuntado los astros para una serie de casualidades, ella volvía de un viaje relámpago y su vuelo aterrizaba en Barcelona y yo a la vez tenía que ir Madrid a resolver un asuntillo, así que ya habíamos decidido que ella me acompañaba a Madrid desde Barcelona y ya después volveríamos a destino, yo me había encargado de los pasajes y fui a recogerla al Prat a la T2. Cuando la ví a aparecer estirando del trolley levanté el brazo me vio y se acercó, me dio un beso y se puso a despotricar.

-Pufff hoy estaban pesaditos en el control de  llegada un poco más y me dejan en bragas...
-Ya sabes va a días, pues yo tengo magnetismo o algo.
-Es lo que tiene ser guapa jejeje
-Eso encima riete. Vamos a tomar algo no?, a que hora tenemos el vuelo?
-Vuelo? tenemos que ir a Sants, vamos en AVE.
-Joder has pillado billetes de tren
-Si claro.
-Pues no lo entiendo ya que estamos aquí y tardamos menos.
-Pues no te creas, al menos tendríamos que esperar hora y media y luego de Barajas al centro, con el AVE, nos deja en el mismo centro y en tres horitas o menos estamos allí, así que venga para el coche que vamos justos.
-No se porque te hago caso...
-Alguna objección ?
-Si la hubiera es tarde pero la próxima vez reservo yo.

Total que un poco a regañadientes, pero nos montamos en el coche y camino de la estación de Sants, allí dejamos el coche en el parking y entramos en la estación, con poco más de 20 minutos de margen, así que no nos dió tiempo a tomar nada, eso si el trámite de control mucho más rápido que en cualquier aeropuerto, maletas por rayos X y andando.

-Lo ves, aqui no te han hecho desnudar...
-Ya pero ahora tres horas encerrada.
-Tu ya estás acsotumbrada.

Al entrar en nuestro coche primera decepción nos había tocado uno de esos asientos enfrentados con una mesa en medio, osea con menos intimidad es lo que tiene ir a última hora. El tren se puso en marcha puntual y fue avanzando rápido, Tarragona, Lérida-Pireneo y tras atravesar a toda velocidad los Monegros Zargoza-Delicias, mitad de camino hecho, ella había estado medio adormilada y silenciosa, cuando el tren volvió a arrancar de nuevo, le dije.

-Vamos al coche bar?
-Venga si

Solo tuvimos que atravesar dos vagones hasta llegar al coche bar, yo pedí una cerveza y ella un refresco y nos apalancamos en una de las pequeñas barras junto a la ventana, empezamos a hablar de como había ido el viaje hasta que en determinado momento se puso juguetona, vamos provocativa, por ejemplo frotando con su pierna mi entrepierna mientras ponía esa sonrisa de pícara tan suya, en otro momento no me hubiera importado, pero el coche bar estaba lleno y cada vez era más descarada.

-Para ahora no es momento...

Entonces me susurró al oido.

-Te dije que era mejor el avión, el tren no me digas porque debe ser el traqueteo pero me pone muy muy cachonda ¿no lo quieres comprobar?.

En ese momento me cogió una mano y la llevó a sus piernas debajo del vestido. Y entonces le susurré yo.

-Para ya, nos están mirando....
-Aguafiestas

Entonces justo cuando iba a darle un trago a la cerveza, me dio un golpecito e hizo que me la derramase, me la quedé mirando como diciendo ¿que haces? y empezó a reirse a la vez que salió del coche bar camino del asiento. Yo cogí una servilletas de papel para secarme, pero por mi cabeza empezaron a pasar mil ideas de como enseñarle una lección de modales a la señorita provocadora. Un par de minutos después tomaba sitio a su lado, ella al verme volvió a sonreír y me dijo.

-Hueles a cerveza.

Ante el asombro de los otros dos compañeros de viaje de enfrente, la miré, con esa mirada de hoy te vas a la cama calentita en cuanto tenga  ocasión y no contesté. Se hizo el silencio unos kilómetros más, solo de vez en cuando al mirarla volvía a ver esa sonrisa de satisfacción en plan, ahora no puedes hacer nada. Pero un poco antes de la parada en la estación de Guadalajara, me levanté del asiento hurgué en mi maleta que había en la estantería de encima saqué algo que me puse en el bolsillo y me volví a sentar, me metí la mano en el bolsillo saqué lo que llevaba envuelto en mi puño, cogí una su mano y disimuladamente la llevé a mi pierna y a la vez que le daba aquello que llevaba escondido le susurré.

-Cuando paremos en Guadalajara ve al baño, te lo pones y te quitas las braguitas, cuando vuelvas a sentarte me las das....querías jugar no?.

Lo que habia puesto en su mano era un plug pequeño metálico, con forma de pica pero mucho más romo y en vez de liso con ondulaciones. El tren empezó a frenar, ella se había puesto roja tenía el puño cerrado encima de la mesa, al detenerse me levanté para que pudiera salir y lo hizo salió y camino por el pasillo hasta el baño del tren, yo me senté ahora en el asiento de más hacia la ventana, cuando el tren volvió a arrancar la vi andando por el pasillo, hasta sentarse disimuladamente pero con una sonrisa juguetona por debajo de la mesa, me acercó su mano que busqué con la mía y se produjo el intercambio sus braguitas aun calientes fueron a parar a mi mano y de ahí a mi bolsillo, ella se había cruzado de piernas y yo le acariciaba las piernas desnudas.

Finalmente el tren se detuvo en Atocha, todo el mundo empezó a levantarse a recoger maletas, pero nosotros seguimos sentados, solo cuando el tren empezó a vaciarse ella se levantó y yo detrás cogimos las maletas y salimos, caminamo en silencio por el andén subimos a las escaleras metálicas, y mientras subiamos le puse la mano en el culo....

-Estás muy callada?
-Y tu hueles a cerveza
-Sobre eso tenemos que hablar en el hotel.

Llegamos al piso superior a las vías y nos dirigimos a la salida, al salir  un golpe de calor, buscamos un taxi cargamos las maletas y nos sentamos en el asiento de atrás le dimos al taxista la dirección del hotel y se puso en marcha, ella había vuelto a cruzar las piernas, pero metí mi mano entre pierna y pierna haciendo fuerza, me miró.

-Abre las piernas -le susurré al oido suave pero firme-

Dudó el taxista nos podía ver por el retrovisor, pero lo hizo poco, pero suficiente para meter la mano debajo del vestido buscando su sexo, lo eencontré y empecé a acariciarle muy suavemente la parte externas de los labios, en ese momento el taxista intentaba entablar conversación, lo típico que si mucha calor, que de donde éramos, yo le contesté como si nada mientras comprobaba que el plug estuviera en su sitio, apretando con el dedo hacía dentro la piedra que hacía de tope y al subir pasaba el dedo entre sus labios para mojarlo y acto seguido llevármelo a la boca mientras la miraba para terminar susurrándola.

-Estás saladita, lástima que cuando lleguemos primero la obligación y después el placer.

A lo me contestó

-Sigues oliendo a cerveza...

Llegamos a destino un hotel entre Goya y O'Donnell, el taxista nos dejó en la puerta hicimos el chek-in nos dieron la llave y directos al ascensor, por desgracia con compañía, unos turistas americanos o ingleses, pese a ello, metí mi mano por detrás del vestido acariciándole el culo desnudo y templado no por mucho tiempo. Llegamos al piso y por el pasillo hasta la habitación, con ese olor tan típico a hotel, entramos en la habitación. Un pequeño pasillo a la derecha del cual estaba el baño y la habitación con una gran cama de matrimonio, escritorio con una silla, armario, un par de sillones y una especie de banqueta acolchada baja, sin tan siquiera dejar las maletas en el armario ella se sentó en la cama...

-Pufff que ganas tenía de quitarme estos tacones.

Y yo me quitaba a la vez la camiseta.

-Y yo esta camiseta con ese olor a cerveza impregnado.

Ya descalza ella echó el cuerpo hacía atrás apoyando la espalda en la cama, y los pies en el suelo.

-Que ganas de descansar, menudo palizón de kilómetros llevo hoy.

Yo cogí la curiosa banqueta bajita de esas de ponerse los zapatos y le dije:

-No te hagas la loca, quiero ver tu culo en mis rodillas para pasar cuentas con el del incidente del tren antes que cuente a diez....uno, dos, tres....

Se levantó resoplando.

-Venga va solo ha sido una broma, además después de he hecho caso, en el tren y en el taxi..
-Cuatro, cinco, seis, siete....
-No podemos negociar...
-Tarde para negociar.

Fue rápido tirón del brazo y a mis rodillas, como la banqueta era baja, la posición no era del todo incómoda ya que la cabeza no lo quedaba muy baja y el cuerpo no excesivamente doblado, sin más explicaciones le di una tanda rápida de azotes encima del vestido, rápida pero corta de un  minuto como mucho, antes de levantárselo, ahí protestó algo y se movió pero un poco de contención de manos y piernas y se relajó, lo primero que hice fue con un dedo de la mano izquierda fijar el plug apretando hacía dentro y entonces con la derecha empecé a zurrarle bien el culo alternando nalga y nalga a buen ritmo, si ya en un piso es escandaloso en un hotel aun más, el plas, plas rítmico se podía escuchar seguro desde el pasillo y desde las habitaciones contiguas, pero me dio igual seguí con la azotaina, que nos pudieran escuchar aun le daba más morbo a la situación y la idea que al salir de la habitación tropezaramos con un vecino de habitación me era muy morbosa, así que seguí me encanta el tacto de los azotes con la mano, como azote tras azote vas notando como sube la temperatura y el color de la piel, el sonido, la sensación de picor y hormigueo en mi mano, las vibraciones que se extienden, el brillo de la humedad entre sus labios vistos desde atrás y como estos se hinchan y enrojecen de la excitación. Hice un par de pausas de recuperación que digo yo, de las que mantienen el culo "vivo" y evitan que se acabe entumecido en insensible, pero fue una azotaina a mano larga de esas que dejan el culo del color de una cereza en el punto.

Entonces paré, la hice levantarse y le indiqué la cama, cuerpo sobre la cama piernas estiradas tocando el suelo y culo expuesto, mientras me desabrochaba el cinturón le dije que se levantase el vestido que al ponerse de pie había vuelto a caer, me saqué el cinturón del pantalón, lo doblé a la medida exacta, para que al caer sobre su culo, cogiera justo las nalgas y no envolviera la cadera y le pregunté.

-¿Cuantas paradas hay desde Barcelona a Madrid?
-Puffff vaya pregunta ahora.
-Tarragona, Lerida, Zaragoza, Guadalajara, osea 4....así que para que aprendas a comportarte en el tren serán 4x10=40, 20 de cada lado así igualamos. Los vas a contar en descendente, del 40 al 1 como en la radio, si te equivocas, volvemos dos atrás...Cogí el cinto que habia dejado encima de su culo encendido y el primer azote corto el aire y se estrelló contra su piel....Un suspiro de queja y de sus labios salió la palabra cuarenta, a la que siguieron treintaynueve, treintayocho, así hasta veintiuno. Entonces me puse en el otro lado a mano cambiada, el truco es coger la punta doblaba del cinturón con la mano buena así diriges el golpe a la perfección y sin mucha pausa, 20, 19, 18......3, 2 y 1 con un largo suspiro de alivio....dejé el cinturón a un lado de la cama, le froté despacio ambas mejillas que de color cereza al punto, habían pasado ya a color cereza muy madura, un par de minutos de caricias y me levanté, cogí la banqueta que había usado para la zurra a mano y la puse justo a un palmo de la puerta, la ayudé a levantarse cogiéndola de la mano y la acompañé hasta la banqueta.

-Yo ahora voy a lavar la camiseta en el baño, mientras te subes de rodillas a la banqueta, pones las manos encima de la cabeza y miras un rato la puerta, a ver si así controlamos ciertos impulsos. Protestó pero lo acabó haciendo, al colocarse lo único que hice fue levantar el vestido y enrollarlo por encima de la cintura, mientras lavaba la camiseta en el lavabo podía verla alli quieta e inmóvil como  una niña traviesa castigada, al terminar colgué la camiseta de la mampara de la bañera para que se secase, me fui hasta la maleta, y cogí algo, me acerqué a ella que seguía alli de rodillas encima de la banqueta mirando la puerta, lo primero que hice fue comprobar con mis dedos entre sus piernas, jugando con los dedos entre los labios para terminar metiendo dos...luego deje caer un poco de lubricante justo en medio de las nalgas, el plug llevaba ya mucho tiempo ahí alojado era el momento de sacarlo despacio, al sacarlo apoyó las manos contra la puerta, era el momento también de quitar la banqueta...

-Bueno si después salimos a tomar algo, habrá que buscar una terracita con las sillas cómodas, es lo que tiene portarse mal...

Con las manos apoyadas en la puerta y ya sin la banqueta, estiré su cintura hacia detrás, yo terminé de desnudarme, me lubriqué la polla totalmente erecta y aproveché que el plug había dilatado su culo, para buscarlo con mi polla.

-Te voy a follar el culo y tal vez después si te portas bien podrás tener placer...

Despues del rato de plug, no me costó mucho que mi polla entrase en su culo, entonces la cogí de la cintura y empecé a embestirla hacia la puerta despacio primero y aumentando el ritmo después, entre gemido dijo algo que no entendí y sin parar le dije que repetiera...

-Puedo tocarme...por favor..
-No se, no se....la vuelta la haremos en tren también y no quiero que te de por jugar y no sepas controlar...
-Controlaré te lo prometo, aunque te aviso el tren me pone cachonda

Yo mismo le cogí la mano derecha y la llevé a su coño, a la vez que empezaba a moverme más rápido, nos corrimos casi a la vez, sus gemidos seguro que se escucharon por todo el pasillo de la planta del hotel....

Después una ducha relajante y antes de vestirnos para salir, un buen masaje y cremita para aliviar un poco ese culo travieso.

Continuará....



miércoles, 8 de agosto de 2018

Un segundo padre (por Nadia)





Esta entrada proviene del blog antiguo, es una de las que he conseguido recuperar y que en su momento tuvo gran impacto por la valentía de quien la escribió. Nadia es una canadiense francófona que tenía un blog con poquitas entradas pero muy interesante y valiente.

Después de unas semanas de ausencia, vuelve a ser protagonista de la traducción de los lunes: Nadia. El artículo de hoy, me ha parecido muy interesante a la vez que polémico y me gusta ese atrevimiento y aunque como comentaré al final tengo alguna discrepancia en su artículo, creo que puede resultar muy interesante. El artículo se titula originalmente: "le déuxieme pére"(el segundo padre). A ver que nos cuenta Nadia de ese segundo padre.
"Ya desde la más temprana adolescencia, me sentí un poco especial, en comparación con mis amigas. A diferencia de ellas, no sentía una especial atracción por los chicos de mi rango de edad, es cierto que a mis amigas les solían gustar algo mayores, pero es que a mi me resultaban especialmente atractivos los hombres digamos en plenitud de la vida del rango entre 35 y 45 años. Evidentemente esto era algo que mantenía en secreto, que solo disfrutaba en mi fantasía. Pero lo cierto es que me gustaban muchísimo más los padres de mi amigas que sus hermanos mayores. Por ejemplo algo que se me ha pasado ya, pero que por aquel entonces me resultaba irresistible eran los hombres de esa edad en traje y corbata. A esa primera llamada de atención física pronto se le unió algo más específico de personalidad: el carácter, ese aroma embriagador de seriedad o incluso diría de severidad. Cualidad que por cierto le faltaba a mi padre.

Por aquel entonces tenía una amiga cuyo padre me resultaba especialmente atractivo, pero fue cuando me entere por ella, que era un padre estricto (eso no quiere decir que usara el castigo corporal, simplemente que tenía carácter y sabía imponerse) para que en vez de surgir en mi la compasión corporativa entre amigas, se disparará mi imaginación erótica y empezara a fantasear con una escena, en la que las dos habíamos hecho alguna travesura adolescente y el se encargaba de corregir nuestro comportamiento inaceptable mediante una zurra, evidentemente con el culo al aire y que en mi caso no era solo punitiva y casta, sino que llegaba un poco más lejos. Lo cierto es que todo era producto de mi imaginación y que para mi frustración adolescente aquel buen hombre  siempre me vio nada más que como la amiga de su hija, fue el objeto de todas mis fantasías de adolescente y el mero hecho de ir a casa de mi amiga, me provocaba mil mariposas por el estómago y bueno cierta humedad en mi ropa interior y rubor cuando se dirigía a mi. Cumplía todas mis expectativas, esa mezcla de erotismo tórrido propio de mi edad proyectado en un hombre de "verdad".
Os cuento esto, porque creo que nuestra fantasía nos fija mucho en esa época de la vida, en la adolescencia. Y al menos yo, cuando me veo jugando, me veo muy adolescente de nuevo. La adolescencia es una especie de transición de la infancia a la edad adulta, aunque desacompasada. Ya que se te despiertan unas necesidades y deseos adultos, de hecho tienes cuerpo adulto y sin embargo conservas aun muchos tics de la infancia. Jugar al menos en mi caso, es volver un poco a eso, siento toda la fuerza del deseo erótico de la mujer adulta que soy y sin embargo me permito el comportarme como esa adolescente malcriada, borde, desafiante, rebelde y a la vez que necesita aun sentirse protegida, cuidada, aconsejada  y......corregida, que me digan que no o que me "obliguen"  a salir cuando me escondo en mi habitación.

Han pasado ya 15 años de cuando tenía 15 años, y mis gustos en cuestión de hombre se han matizado, aunque sigo prefiriendo a alguien mayor que yo y si es de mi edad, me tiene que transmitir carácter para que me resulte atractivo. A veces pienso si lo que realmente me impactó y me ha marcado no fue el padre de mi amiga, sino el  mio y la facilidad que siempre tuve en manipularle.....pensamientos que se me ocurren a veces".

A mi personalmente me parece un post muy interesante y valiente. Aunque a mi particularmente quien me viene a la cabeza tras leerlo, no es el padre de Nadia, sino su madre. ¿Como sería la relación con su madre?...tal vez en algún futuro post no los cuente y salgamos de dudas.
¿Por cierto alguien ha tenido tuvo de adolescente esos gustos? Osea ¿os eran más atractivos los hombres de cierta edad, que los chicos de vuestra edad?...

domingo, 5 de agosto de 2018

No hay travesura sin consecuencia.(La libreta




Ella tenía un fin de semana larguísimo de 5 días por fiesta local, osea Jueves al Lunes siguiente, y yo me pude coger el lunes libre, así que en vez de quedar como de costumbre el Viernes, decidimos quedar el Sábado y así ella aprovechaba Jueves y Viernes para ir a visitar a unas amigas fuera, me pareció un plan genial, para mi era con un fin de semana normal solo que en vez de Viernes a Domingo era de Sabado a Lunes y ella podía aprovechar y hacer la visita.

Así que el Viernes me lo tomé con calma en vez de la prisa de costumbre, ella llegaría el Sábado por la tarde, así que no había prisa. Aquella noche me dijo que saldría con su amigas, lo que me pareció genial y que además saldrían por Madrid capital, hablamos un rato cuando se estaba arreglando y quedamos que ya me diría algo durante la noche, aunque le dije que no se preocupara que me iría a dormir pronto y que ya mañana me contaría. Pero antes de irme a la cama salió ese instinto protector en mi y le mande un mensaje, el típico mensaje:

-Pásalo bien, pero pórtate bien y no vuelvas tarde.

No me respondió pero tampoco le dí importancia, me fui a la cama, el Sábado al despertar cuando ya fui persona si cogí el movil y aun figuraba mi último mensaje como último, me extrañó ya que siempre cuando sale por ahí o viaja suele ponerme un mensaje cuando llega, es uno de aquellos acuerdos no explícitos pero que todos hacemos, tampoco le di demasiada importancia al principio pero si me extrañó y me sucedió una de aquellas malas pasadas que a veces nos juega la mente y es que en vez de ponerse en lo más lógico o normal empieza a darle vueltas a aquello de la falacia del peor final posible y tontamente empecé a barajar posibilidades dramáticas para aquel silencio, en vez de lo más lógico que tras una noche de fiesta y algún exceso pues estuviera durmiendo la mona y por mi cabeza empezaron a pasar imagines de accidentes de tráfico y de otras cosas todas muy preocupantes, así que tras un rato de inquietud y siendo ya las 11 le puse otro mensaje.

-Buenos días, todo bien?....

Y ahí de nuevo la mente fue por libre, lo más lógico es que si te has ido a dormir pongamos a las 6 de la mañana a las 11 estés dormido y más después de una larga noche, pero en vez de pensar en eso volvieron las imagenes de cosas nada agradables. Me puse a hacer la maleta para entretenerme quería salir sobre la una ya que habiamos quedado que ella volveria después de comer. Y entonces pasó esa otra paradoja de los nuevos tiempos, te empiezan a llegar mensajes de chorradas menos el que esperas y eso no hizo más que aumentar mi nervios, antes de salir le puse otro mensaje.

-Hola estás bien? yo voy para allá dime algo cuando puedas me estoy empezando a preocupar.

Este ya era claro y explícito y me puse a conducir, quité el móvil de la vista, porque la tentación era demasiado grande, pero en una parada a repostar lo miré esperando encontrar una explicación razonable, pero nada....el resto del viaje ya no pude quitarme de la cabeza la idea que algo había sucedido que aquel silencio no era normal y a estar fracamente preocupado y lo peor fue llegar a su casa y encontrármela vacía entonces ya directamente marqué su número y llamé y al final respondió una voz familiar pero cansada.

-Hola ¿estás bien?
-Si perdona, voy de camino, luego te cuento que conduzco.
-Ok vale cuidado.
-En un ratito estoy allí.

Y me colgó, durante un rato le estuve dando vueltas y a pesar de haber escuchado su voz y de saber que estaba viniendo, seguía pensando que algo había pasado, tenía esa incertidumbre y aunque la preocupación bajó tenía mal presagio.

Cuando por fin escuché la puerta y la vi entrar, como que respiré, la fui a recibir me nos dimos un pico y claro le pregunté.

-Ha pasado algo?
-Pufff déjame cambiarme y te cuento
-Vale tranquila

Al poco apareció en el salón ya sin gafas de sol, los ojos dejaban bien claro que había dormido poco, se había puesto una camiseta, un pantalón corto y unas chanclas de estas tipo havaianas...

-Pufff estoy muerta

Dijo dejándose caer a plomo en el sofá.

-Joder que ha pasado? que me tienes todo el día preocupado.
-Ya, ya he visto tus mensajes
-Y porque no has contestado?
-A ver como te lo cuento

De repente toda la preocupación desapareció y empezó a surgir una nueva emoción: el enfado.

-Bueno que ayer la líamos, ya sabes hacía mucho que no nos habiamos podido ver y ya de vuelta Maria dijo de ir a desayunar a su casa...
-Eso a que hora
-Pues yo que se menos cuarto serían.

Esa respuesta me la conocía y no fue la respuesta lo que hizo que me subiera el enfado, sino la actitud de la respuesta.

-Total que con la tontería me dejé el móvil en casa de Maria, al llegar a casa me di cuenta pero estaba muerta y me dije ya irás mañana a por el, por eso no te contesté.
-Es que no me has contestado, te he llamado yo
-Ya.....

En ese momento me levanté y empecé a dar vueltas alrededor de la mesilla como un león enjaulado.

-Vamos a recopilar a ver si me he enterado bien...
-Joder que no es tan complicado de entender, no es una ecuación de tercer grado, salí bebimos, lo pasé genial y me olvidé el móvil.
-Eso lo tengo claro, pero no se te ocurrió pensar que no saber nada de ti desde en 20 horas no me  preocuparía?
-Bueno tampoco te pongas así que no soy una niña
-No estoy tan seguro de eso...
-Joder tio no me des la chapa me dejé el móvil que quieres que haga, ya había salido el sol y necesitaba dormir.
-Si eso lo entiendo pero que pasa, nadie podía dejarte un movil para llamar un momento, o en el momento que lo recuperas no puedes poner un mensaje y me quitas al menos un rato de nervios
-Muy sentido eres tú, pues no he pensado.
-Ya y yo me chupo el dedo
-Que quieres decir?
-Quieres que te explique yo la parte que me has omitido?

Ahí se confesó sin confesarse, la sonrisa incómoda y cierto rubor en sus mejillas la delataron.

-Si te conozco mucho, la liaste y lo sabías perfectamente y en vez de enfrentarte a la liada, pues nada sigo el camino recto y si cuela cuela, mientras yo aquí comiéndome la cabeza.
-No seas dramático se cuidar de mi
-Si eso lo se, como se que sabías que la habías liado, una cosa no tiene nada que ver con la otra, y tienes razón ya no eres una niña, pero una adolescente descerabrada a veces si.
-Puffff no estoy para sermones tio, me duele la cabeza.
-Es lo que tiene salir.
-No me digas? menudo descubrimiento jajajajajaja.
-Pero no te preocupes que te voy a quitar ese  dolor de cabeza en un plis...

Ya me fui directamente hacía ella, la cogí de las manos y se inició un forcejeo, los dos de pie, yo intentando sentarme sin soltarla y ponerla en mis rodillas y ella intentando impedirlo, por un momento se soltó, entonces la cogí del brazo de debajo de la axila apretando y la puse ligeramente para delante y empecé a darle azotes que intentaba evitar, poniendo la otra mano o moviéndose.

-Los nervios que me has hecho pasar, el nudo en el estómago no creas que te va a salir gratis y cuanto más te resistas peor.

El forcejeo duró aun un poco más aunque al final impuse mi corpulencia y acabó en mis rodillas,  eso no significa rendición pero una vez ahí es más fácil, lo único que consiguió pataleando y moviéndose es que en vez de empezar de forma progresiva empezara con ganas, dando bien y al moverse erré algún azote que fue a parar a los muslos desnudos y esos pican, así que cuando cayeron cuatro o cinco ahí dejo de resistirse físicamente y pasó a la acción mental osea a hablar que si era injusto que la zurrase por salir, o por dejarse el móvil que si quería azotarla y punto a lo que respondí parando un momento.

-Tu dices que no eres una niña, pues yo no soy tu padre y unos morritos y el chantaje emocional conmigo no te van a funcionar.

Dicho esto seguí con la azotaina, dejo de moverse y hablar y pude por fin dedicarme bien a su culo ahora el que hablaba era yo recordándole como me había hecho sentir y las cosas que habían pasado por mi cabeza, hasta que paré y sin decir nada más pantaloncitos para abajo, ahí volvió a  hacer un intento de resistencia no muy contudente sea dicho un tímido intento de evitar que los bajase, pero un par de azotes fuertes seguido de un:

-Levanta el culo y no me lo pongas más difícil o no te sientas en una semana.

Bastó para que cesase en el intento y colaborase.

-Y esto?

Le dije metiendo un dedo por uno de los costados de un culotte que llevaba debajo del pantalón...no pudo evitar se le escapó otra vez la risita delatora.

-Así, que cuando te fuiste a cambiar, ya eras consciente que ibas a pillar?

No contestó.

-Y que pensabas que no iba a darme cuenta?

Volvió a reirse.

-Vamos que te lo tomas a risa? Levántate.

Se levantó y la verdad es que su cara no era de mucha preocupación más bien al contrario.

-Bájate el culotte...
-Pufffff....por que?
-Por que lo digo yo
-No quiero

Me desabroché el cinturón bueno más bien hice el gesto.

-Vale, vale....ya voy

Me la quedé mirando suspiró y despacio se bajó el culotte a medio muslo ahora si roja como un tomate, tirón rápido y a mis rodillas de nuevo , tenía más rojo la parte alta de los muslos que el culo y eso no podía ser así que manos a la obra,  y empecé con mi mano a igualar, ahora si que se había rendido ya y aguantó la azotaina larga con la mano sin rechistar y sin moverse, era el momento de cambiar a algo más contudente y que picara un buen rato, pero ir a buscar algo suponía tener que hacer una pausa, ahí fue cuando me fijé en las chanclas, y alargando el brazo le cogí una, nada más cogerla supe que sería muy útil y más cuando me di  un par del golpecitos contra la otra mano con ella y pensé para mi de esta te vas a acordar, otro día ya verás como te buscas la vida para decirme que estás bien.

Sin más empecé  a azotarla con la havaiana el sonido era muy escandaloso, lo cual no es siempre sinónimo de efectividad pero tanto sus gemidos como el color que le iba poniendo en la piel me decían que aquel improvisado instrumento era ruido y nueces. Como quería una azotaina larga de la que se acordase un tiempo al sentarse, se la di de forma metódica, con sus pausas para recuperar el aliento, alternando con caricias y discursitos sobre su travesura, antes de seguir, conforme iba avanzando las tandas eran más cortas y las pausas de caricias más largas y más sexualmente explícitas, además repartiendo bien hasta que la práctica totalidad de las  nalgas tuvieron un color púrpura intenso y empezó a retorcerse en cada nuevo azote y decidí que la lección estaba aprendida. Es más se lo pregunté mientras  le rozaba con la yema de  los dedos la piel palpitante y caliente del culo, espere unos minutos así solo acariciando y en silencio, hasta que le dije que se levantara. Lo hizo y se quedó quieta de pie con el pantalón corto en los tobillos y el culotte a medio muslo, yo fui al armario saqué una libreta y bolígrafo, dejé la libreta abierta en la mesa y escribí  una frase:

"Si salgo o viajo daré señales de vida en un espacio de tiempo prudencial con el objeto de no preocupar".

Cogí un silla la puse frente a la libreta.

-Siéntate.

Resopló pero camino torpemente hasta la silla se sentó en el momento de sentarse un largo suspiro y empezó a balancear el peso de un lado al otro, (debí haber ido a buscar una de las duras de la cocina pensé).

-Empieza a copiar la frase, ya te avisaré y te aviso el cinturón se puede desabrochar en cualquier momento y a tu culo no le conviene.

Me senté el sofá y puse la tele, de vez en cuando la miraba a ver si no estaba encantada y seguía copiando, cuando creí que llevaría unas 50 copias me levanté, me acerqué por detrás, apoyando los brazos en la mesa mirando por encima de su hombro, le cogí el boli y lo dejé en la mesa, y mi mano se fue a su muslo buscando su sexo, el dedo corazón se coló entre sus labios estaba mojada y sensible solo rozarle el clítoris con el dedo, cerró los ojos y suspiró, seguí jugando en su sexo un rato, se puso bien separó la piernas para darme más acceso y capté el mensaje, echó el culo hacía delante de la silla, y uno de mis dedos entró en su coño, cada vez estaba más mojada....entonces paré, volví a coger el bolígrafo, se lo dí y le dije.

-Sigue, cuando llegues a las 100 ya veremos si sigo o no....

Y me volví al sofá a esperar.
 


lunes, 30 de julio de 2018

¿Donde está la línea roja?




Ayer me hicieron la pregunta, que da título a esta entrada. ¿Donde está la linea roja? es curioso cuantas veces nos hacemos esta pregunta creo que todos los que estamos en esto nos la hemos hecho más de una vez y esa pregunta no se refiere a la parte física, en esa vertiente la linea roja da tantas pistas que te estás acercando que nadie duda. Quien me la hizo se referia a esa linea roja que separa juego de realidad, libertad de obligación y esa si a veces es muy difícil de acotar.

En estos mundos del sadomasoquismo sexual se habla de 24/7, de disciplina doméstica donde uno tiene la autoridad sobre el otro. Yo personalmente no creo ni en lo uno, ni en lo otro, solo pensarlo me resulta agotado, ¿estar pendiente las 24 horas del día de otra persona que además es adulta?, para eso me compro una mascota ¿y tener que ejercer constantamente la autoridad con lo que eso significa que es la responsabilidad de tomar decisiones? pues como que tampoco, aquí somos todos ya adultos para decidir y asumir.

Ahora bien no es menos cierto, que el poder jugar con situaciones de diario, de la cotidianidad es para mi uno de los grandes alicientes del juego, es como tener siempre revoloteando por encima la incertidumbre y eso da mucho juego a una  relación. Y ahí surge siempre la duda sobre esa línea roja. En la anterior etapa del blog escribí varias veces que para mi la mejor manera y más segura de iniciarse sin caer en extralimitaciones, es a través de un juego pactado de normas. En un juego así la decisión está en quien incumple la "norma" pactada, que es quien decide jugar al hacerlo. Pero la experiencia me dice que eso se acaba por diluir, además de que tiene el riesgo de volverse monótono, aburrido y previsible, cuando creo que la idea del juego es crear un marco donde poder improvisar dentro del, volvemos a la incertidumbre.

Así que superada esa primera etapa, la cosa suele evolucionar más hacía la improvisación y es cuando pueden darse esas confusiones, esas situaciones en las cuales realmente dudes si hay en ellas intención de juego o no.

Hay una cosa que tiene que quedar muy clara, una pareja de jugadores con Pepe y María, solo que Pepe y María tienen un acuerdo que es el de en un momento dado pasar a interpretar un rol, el de spanker y spankee, pero es que además Pepe y Maria quieren que cuando interpretan ese rol, no sentirse estar haciendo algo artificioso, necesitan creerse su papel en su obra de teatro, pero antes no pasan por unos ensayos, un camerino, una carectirazación y se suben a un escenario a interpretar, tienen que ser capaces de pasar del estado Pepe y Maria al estado spanker/spankee. De ahí que de forma inconsciente muchas veces esa transición se lleva a cabo a través de un ritual de seducción y provocación, un ritual es algo que consigue que no pensamos y nos dejamos llevar por el y es perfecto para una transición de un estado a otro. Pero es que además le sumamos la dificultad de que la obra no se hace con un guión previo, en un juego de normas si  hay más o menos un guión, algo a lo que agarrarse cuando eso se diluye es una obra a ciegas y es en ese momento cuando la linea roja es menos visible.

Personalmente creo que es básico tener conciencia de juego, lo que es lo mismo que decir tener conciencia que las 24 horas del dia somos Pepe y Maria y que independientemente a esto de vez en cuando también podemos ser spanker y spankee. Somos humanos y siempre habrá momentos en los cuales rol y persona se puedan confundir y también hemos de ser conscientes de ello, el deseo tiene dos caras una que impulsa al bien y la otra al mal, nosotros nos movemos no pocas veces en esa frontera del deseo.

En un libro sobre spanking que leí en inglés (si en Estados Unidos se publican libros sobre spanking y alguno muy serio) decía que habían tres tipos de spankees:

-El masoquista (en el que prima la búsqueda del dolor)
-El regresivo (en el que prima una regresión a sentimientos de protección y atención propios de la infancia)
-El sexual (en el que prima la parte más sexual y erótica del juego)

Yo que no soy americano y analizo las formas desde un punto de vista distinto a los compartimentos estancos que no se comunican, diría que esas tres formas se dan en todas (lo pongo en femenino porque así es mi experiencia) las spankees con las que he intimado, y que hay días en que prima el masoquismo, la regresión o lo sexual, incluso a veces en el mismo juego se dan las tres y lo que diferencia un buen juego de un juego sin más es saber distinguir por lo tanto enfocar el juego a ese deseo fluctuante y que además tu puedes modificar y reconducir, el spanker también juega no se limita a ser un mero proveedor de servicios. Al final todo esto no dejan de ser más que caminos para lograr un objetivo: relajarse, rendirse, dejarse llevar.

¿Puede servir un juego como motivación o estímulo en la vida real? No, puede ser una excelente excusa para jugar, pero al final lo que consiguera generar esa motivación o ese estímulo no sera el juego, será el vínculo, siempre ayuda tener una persona que se involucra en las cosas que tu le pides involucración. Y es que el juego nunca es persuasivo, pero si puede ser un incentivo, curioso ¿verdad?.

Resumiento donde está la línea roja es algo que debe descubrir cada pareja, que solo la comunicación y el tiempo acabaran creando una que no de lugar a confusiones. Pero si podemos establecer unas bases, la primera esa que os comentaba en un párrafo anterior, Pepe y Maria están por encima siempre del rol spanker/spankee. Las señales de alarma, cuando alguno de los dos vea comprometida su vida social/laboral/familiar o sienta un exceso de presión ya sea en cuanto a exigencia de disciplina, ya sea en cuanto a exigencia de atención.

Sin duda es una de las preguntas más difíciles de responder, cada Pepe y cada Maria son únicos e intransferibles y a la vez cada rol que llevan dentro también. Tiempo, paciencia, dedicación, escuchar mucho  y poner límites también es lo que nos va ayudar a equivocarnos las menos veces posible, que nos equivocaremos seguro, por otro lado también tiene el aliciente de tener siempre terrenos desconocidos por explorar ¿o alguien ha vivido dos juegos iguales?. Y explorar implica siempre asumir algo de riesgo.


"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>