Christmas gifts:

0

Cuando no tengo reacción(Por Maria D).








¿Qué ocurre cuando no encuentro respuesta o reacción alguna ante mi conducta, mi comportamiento, mi actitud, etc? .

 Frustración, este es uno de los síntomas que peor llevo, necesitar algo como un castigo, unos azotes, pero no solo eso, sentir la protección y el cuidado de la otra persona, sentirme arropada, protegida, cuidada, guiada, esa necesidad de saber que alguien se preocupa por mí, y no solo yo, por el resto del mundo. Es cierto que aún no obteniendo ningún tipo de respuesta ante mis comportamientos o conductas puedo sentir todas esas cosas, pero soy spankee, necesito algo más para poder sentir, necesito que me castiguen, ir al rincón aunque lo odie, los azotes aunque duelan, sentir la vergüenza de estar expuesta, debilidad, incluso esa sensación de vulnerabilidad y pequeñez, que genera el estar castigada, deseo que me bajen los humos, que me quiten el orgullo, y me vuelvan dócil por momentos. Pero al no obtener respuesta alguna ante mis malos comportamientos, mis continuas provocaciones en un intento desesperado de que me den lo que necesito, mis malos gestos, o contestaciones fuera de lugar, todo se agrava y lo realizo de forma más descarada si cabe, con tal de obtener lo que ando buscando, que me hagan callar, que me pongan en mi lugar, que me digan algo, lo que sea, pero que no me lo permitan todo.

 Rabia, esa mala leche que me entra al sentir la indiferencia ante mi actitud, y más cuando la otra persona se está dando cuenta, de que lo estoy pidiendo a gritos, o aunque no se lo estés pidiendo, que simplemente haya cosas que corregir, porque no soy perfecta, más bien cometo muchos errores, y las mango al vuelo, pero soy así.

 Odio, hay momentos, en que incluso siento odio hacia la otra persona, alguien que sabe lo que necesito, lo que estoy buscando, lo que deseo, que ve a cada momento mi forma de llamar la atención de provocarlo, de hacerme notar intentando desencadenar en el una reacción, algo, pero nada. Uffffffff, esos momentos me llegan a hundir, me decaen, me deprimen, gritaría de rabia, pero para que, ver que da igual lo que haga, es algo que hace que pase, que piense ¿Qué más da? e incluso que interiormente me este diciendo “que le den”, pero en realidad, no es a él a quien le dan, es a mí, que no logro tener lo que necesito.

 Decepción, el ver que deberías estar siendo castigada por lo que sea, y que no pasa nada, que no hay ningún tipo de consecuencia, ni una palabra llamándome la atención, nada, genera en mi, una sensación de vacío, de ahogo, de necesidad, creo que incluso ansiedad. Si es cierto que se me pasa pronto, pero mi mente va a toda velocidad, mantengo un dialogo interno juzgando a la otra persona, seguramente sin razón, pero que le voy a hacer, si en esos momentos, en que no obtengo respuesta alguna, me siento sola, abandonada, e incluso ignorada.
Read More
5

Spankee si, sumisa no (Por A).





"Ya se que se ha escrito mucho de las 7 diferencias entre spankee y sumisa. Pero no esta de mas y me apetece hacerlo a mi, que soy muy spankee y nada sumisa, aunque cuando juego me someta.

Cuando yo empezaba y me puse a investigar, a informarme y leer, lo hice con la convicción que era sumisa, en el fondo buscaba alguien que fuera capaz de domarme y someterme, así que mis primeras conversaciones fueron como sumisa, porque así me definía yo a mi misma. Aunque enseguida me di cuenta, que si bien había cosas que si me gustaban y que por ejemplo hablar con alguien que un determinado momento me hiciera bajar la mirada, me ponía mucho, otras cosas para nada entraban en mi cabeza, entonces empece a analizar que fallaba en mi. Y mira tu por donde que fue precisamente una sumisa, con la que entable amistad, quien me dio la clave cuando me contó que era la sumisión a su manera, me dijo algo así.

A mi me gusta la sumisión, porque me siento feliz complaciendo la voluntad de mi pareja. Me hace mucho mas feliz actuar conforme a la voluntad de esa persona, que haciendo según mi propia elección.

Que conste que yo respeto todas las opciones, pero ese día me di cuenta, que esa no era la mía. Una spankee no se somete a la voluntad de su pareja de juegos, en la cotidianidad. La base de nuestros juegos no es la sumisión al otro, ni la obediencia. Mas bien todo lo contrario, nuestros juegos se basan en la desobediencia y en la rebeldía. Y yo al menos yo, solo aceptaría los limites en caso de haberlos, que proponga yo, eso si, si los propongo soy consecuente con ellos y asumo las consecuencias de pasar esos limites que yo misma he propuesto. Pero bajo ningún concepto aceptaría directrices unilaterales por parte del spanker en lo que respecta a mi cotidianidad.

Esa es la diferencia entre sumisa y spankee a mi entender. Lo cual no significa que si se desarrolla un juego en condiciones y mi pareja de juegos consigue domarme, excitarme y estimularme, no me someta en ese momento. Si la realidad es que lo estoy deseando, pero no porque si, no como base, si no como desarrollo y para conseguir ese desarrollo, mi base es desobedecer y ser rebelde, que por algo soy spankee y no sumisa."


Read More
6

Jugando con los expertos (Nueva Seccion).





Me decido a crear una nueva sección participativa. Cuyo titulo es el titulo de entrada, porque esa es la idea de esta sección: jugar con los expertos. Su funcionamiento va a ser muy sencillo, vamos a coger un texto,con una afirmación, tesis u opinión de expertos, que han investigado o teorizado sobre nuestros juegos, como nos comunicamos y como interactuamos a través de ellos. El juego obviamente se trata de dar nuestra opinión sobre el texto, en que estamos de acuerdo y en que no o si nos sentimos identificados por lo que en el se cuenta.

Para empezar voy a poner un texto muy cortito, pero creo que muy claro y contundente de Joyce Mcdougall. Psicoanalista nacida en Nueva Zelanda, aunque desarrollo toda su carrera en Francia y Gran Bretaña, autora de varios trabajos sobre la sexualidad, entre ellos "Las Mil y una caras de Eros". Pues esta experta afirma refiriéndose a las personas que tenemos estos gustos, lo siguiente:

" Si bien en algunos casos hay memoria consciente de haber sufrido algún tipo de castigo corporal en la infancia, que posteriormente fue erotizado, se trata de excepciones. Sin embargo si nos encontramos muy a menudo, el deseo de haber sido castigado en la infancia."

Pues ahora ya a opinar sobre el texto, lo podéis hacer a través de comentarios y esta noche en el chat, también hablaremos de ello. Muchas gracias.





Read More
4

El birch (Video)




Hoy en la sección de vídeo, voy a aprovechar para hablar de un instrumento poco conocido, "el birch".

Se trata de un manojo de ramas, principalmente de abedul (birch en ingles) de entre 65 y 75 centímetros de largo, atadas en el primer tercio por una cuerda, cinta o tira de cuero formando un mango.

Ha sido un instrumento para aplicar disciplina tanto escolar como judicial usado durante siglos. Como las ramitas son delgadas y livianas solo es efectivo sobre la piel desnuda, asi que ademas del dolor del castigo, se le suma la humillación de tener que desvestirse para el castigo.

El birch produce un dolor agudo y cubre una parte considerable de las nalgas en cada golpe, pero produce un daño superfecial a diferencia de las varas por ejemplo y salvo que se use en castigos excesivamente largos o intensos, es mucho mas tolerable que las vara o la palas de madera. Aunque para sensaciones fuertes los hay macerados en salmuera, que al producir durante los azotes, microroturas de la epidermis añaden el plus del escozor de la sal. El de la foto por ejemplo es un birch con ese tratamiento especial de salmuera, si a alguien le interesa, lo puedo adquirir en este enlace

Y para terminar el video, para que veais en accion a este instrumento.


Read More
9

El simbolismo del dolor.




En un blog de spanking, es normal que el tema del dolor, lo hayamos tocado ya bastantes veces. Es parte indispensable de nuestros juegos, esta presente en ellos y surgen muchas preguntas. ¿Como controlarlo? ¿Hay que temerlo? ¿Realmente da placer?...Y la conclusión suele ser aquello que tod@s tenemos muy interiorizado de que unos azotes deben doler, si no serian otra cosa.

Pero aun teniendo asumida esa reflexión tan simple, también puedo asegurar, que todas las spankees con las que he jugado no disfrutaban del dolor físico, por lo tanto no son masoquistas físicas (emocionales es otra historia, pero yo también lo soy y sin embargo me gusta azotar). Si fuera así, si se disfrutara del dolor sin mas, que mas daría que fueran azotes en el culo o patadas en la espinilla y sin embargo no he conocido a nadie que se excite con un dolor de muelas.

Yo creo que el dolor cumple un papel fundamental, mas allá de las explicaciones fisiológicas al respecto, que hay y bien lógicas, el dolor es la materialización de la transferencia del control del spanker hacia la spankee. Es el símbolo de esa transferencia, es la sensación física que materializa ese traspaso, a través de aceptarlo la spankee transfiere el control por un momento y ese control implica paz, relajación y placer. Por un momento puede olvidar ese  mundo exterior cargado de responsabilidades, para pasar a un sub espacio,donde puede permitirse ser frágil, cometer errores sin tener mas consecuencias que esa sensación de relajación
, paz y placer. Es un dolor simbólico, aceptarlo y asumirlo implica cierto grado de dolor, para alcanzar ese disfrute.
Read More

"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...>